ElEconomista.com.mx. Las exportaciones de televisores sumaron US$1.438 millones en el primer bimestre de 2014, un alza interanual de 3,2%, lo que podría ser el principio de un cambio de tendencia, luego de que las ventas externas de estos aparatos cayeron durante tres años consecutivos.

En volumen este viraje es mayor, puesto que México exportó 4,2 millones de televisores de enero a febrero, un incremento de 28,6% a tasa anual.

La Secretaría de Economía ha destacado que México es el mayor productor de televisores de pantalla plana en el mundo, aunque con un bajo contenido nacional, gran parte de los cuales se exportan a Estados Unidos, con otros mercados secundarios como Colombia, Canadá, Chile y Australia.

El auge exportador de México de televisores ocurrió en el 2008, cuando vendió al exterior 34,6 millones de unidades, por un monto de US$18.890 millones.

Pero después de la crisis financiera internacional el valor de los pedidos desde el exterior se vino a pique. Su punto más bajo fue el año pasado, cuando las exportaciones descendieron a 32,9 millones de unidades por US$13.755 millones.

Independientemente de si las cifras pasaron por un punto de inflexión en el primer bimestre del año, un nuevo auge no ha podido ser impulsado por el Mundial de Futbol, ni por las mejoras en la alta definición o por la transición a la televisión digital en varios países. La menor venta foránea de televisores tiene una tendencia mundial, dado que tampoco se ha podido recuperar desde su caída en la crisis de 2009.

Entre el 2008 y el 2013 la tendencia de la industria mexicana estuvo en línea con el comportamiento global, ya que las exportaciones mundiales de aparatos receptores de televisión, junto con los video-monitores y video-proyectores, llegaron a US$95.528 millones en 2013, 24,4% menos desde su récord alcanzado también en el 2008.

*Lea además: Se han acercado tres interesados en TV abierta: ITF