El Secretario del Metro de Panamá, Roberto Roy, dijo el miércoles que en el transcurso de abril se entregarán los pliegos correspondientes a la licitación de la segunda línea de metro para la capital, un proyecto que podría costar unos US$2.000 millones según los estudios preliminares.

“No hay fecha específica, es un proceso que demora. Lo primero que vamos a hacer es entregar la documentación a los participantes, ese proceso queremos hacerlo en el mes de abril porque las especificaciones están prácticamente terminadas, eso va a ser el inicio del proceso”, afirmó el funcionario.

Roy agregó que después de la entrega de pliegos, seguirán tres meses más para que los participantes entreguen las propuestas, y después, un mes y medio extra para que se adjudique.

A diferencia de la primera línea que incluye partes subterráneas, la segunda será totalmente aérea y tendrá cerca de 23 kilómetros de extensión que comunicarán el área de San Miguelito con la 24 de Diciembre, al este de la capital, en las cercanías del Aeropuerto Internacional de Tocumen.

Aunque el funcionario insistió en que “no hay fecha específica (para la licitación como tal)", sí dejó en claro que este mes entregarán los pliegos. La idea, según las autoridades, sería ejecutar el megaproyecto en el menor tiempo posible para aliviar el tráfico que se desplaza hacia el oeste de Ciudad de Panamá.

Se estima que el segundo trayecto del tren urbano contará con 17 estaciones en total, pero en un principio se piensa dejar de lado algunas de las ubicadas en las zonas menos concurridas, para construirlas después.

En cuanto al financiamiento, Roy explicó que el consorcio contratista tendrá que traer su propio grupo de bancos para adquirir los fondos, ya que la ejecución de la megaobra se realizaría bajo una especie de asocio público privado.

De ahí, que estén a la espera de que el ministerio de Economía y Finanzas (MEF) les haga llegar las reglas financieras de cómo organizar el proceso de financiamiento.

Por otro lado, Roy informó que ya existen varias firmas interesadas en la obra. En la lista están, además de FCC, el consorcio formado por FCC de España y Odebrecht de Brasil, que construyó la primera línea del metro, otras empresas de España e Italia.

El primer trayecto del tren urbano, que costó US$2,000 millones, tiene una extensión de 13.7 kilómetros, 12 estaciones activas, y comunica en solo 23 minutos el Distrito de San Miguelito y la Gran Terminal de buses de Albrook; un recorrido que en vehículo, debido al tráfico pesado, podía llevar de hora a hora y media.