De acuerdo con el empresario Arturo J. Paiz Quezada, gerente general de la compañía Prefabricados, el valor del acero procedente de China está acorde con los precios de mercado internacional y sería contrario al interés nacional aumentar el arancel.

Paiz se refirió al tema luego de que a finales de junio último representantes de Corporación Aceros de Guatemala y Aceros Suárez solicitaron al Ministerio de Economía (Mineco) activar una salvaguardia temporal a la importación de varilla de hierro para la construcción, que son importadas desde la República Popular de China, debido a que las mismas ponen en riesgo la industria siderúrgica por la competencia “desleal” que representa.

Según Paiz, las empresas mencionadas solicitaron aumentar el arancel para la varilla corrugada china de 15% a 30%.

El empresario explicó que un alza en el arancel “va en contra de todas las tendencias mundiales de mercado”, puesto que a la fecha no se tiene conocimiento de que ningún país haya demostrado dumping a China por el hierro.

Paiz argumentó que mientras Guatemala tiene un arancel de 15%, en la región centroamericana Costa Rica redujo sus impuestos del 15% al 5%, mientras que Nicaragua y Panamá no imponen ningún arancel.

Estuardo Rivera, gerente de ventas de la Fábrica de Productos de Acero para la Construcción, explicó que se planteó al Ministerio de Economía que China rompe las reglas del comercio internacional, como lo demuestran las medidas antidumping que EE. UU., México, Canadá, Turquía y Corea han tomado.

“Nosotros quisimos hacer ver al Ministerio de Economía que esto sucede en otros países. No es subir los aranceles sin razón, es tomar medidas de defensa cuando se cometen prácticas desleales”, manifestó.

Rivera agregó: “China vende más cara la materia prima que el producto terminado”, mientras que los otros productores de este tipo tienen los precios mucho más altos.

El Mineco aún analiza el caso y hasta la fecha no hay resultados sobre la investigación.