Un preocupante escenario se vive en México aparte de los conflictos propios del narcotráfico: el uso del carbón. En 2009 fallecieron 7 mil personas por estar en contacto con partículas de dicho recurso natural mientras los decesos implicados en la lucha contra el narcotráfico llegaron a 7.724.

Más preocupante resulta la situación si se considera que la cantidad de personas muertas producto de las partículas de carbón no incluye casos de fallecidos por las centrales termoeléctrica que operan en el país y que emiten al ambiente un 30% del dióxido de carbono (CO2), de acuerdo a eluniversal.com

Datos del Centro Mexicano de Derecho Ambiental advierten que las partículas que genera el carbón están relacionadas con enfermedades del corazón, del aparato respiratorio y un número no determinado de cánceres en los pulmones.

La investigadora Sandra Guzmán consideró que México podría evitar el daño al aire y a la salud de sus ciudadanos, ya que tiene grandes posibilidades para utilizar fuentes de energía renovables. El viento y la energía solar serían buenas opciones, lo que serviría para cubrir la demanda de energía en el país, sostiene.

Admite, sin embargo, que hacen falta incentivos económicos. 

El enviado especial de Estados Unidos para el cambio climático, Todd Stern, en tanto, dijo que México debe reducir el uso del carbón. Para magnifricar la realidad del carbón en el país, sostuvo que México utiliza el recurso tanto como Estados Unidos y China, por lo que urgió a los tres países a ser más eficientes en energía.