El establecimiento de cinco nuevas plantas de producción de automóviles en México por compañías de Japón fue lo más sobresaliente en la primera década del Acuerdo de Asociación Económica (AAE) entre los dos países, que entró en vigor en abril del 2005.

Las fábricas de Nissan, Infiniti, Toyota, Mazda y Honda suman una inversión de US$5.930 millones y representan 58,3% del total de los capitales requeridos para las últimas nueve plantas de ensamble que han entrado en operación o lo harán en México a más tardar en el 2019. “El AAE ha otorgado a las empresas japonesas la certidumbre legal para permitirles expandir sus operaciones en México”, sostuvo Carlos Almada, embajador de México en Japón.

Los capitales en la producción de autos representan la mayor porción de los anuncios de inversión de empresas niponas en México, que del inicio del AAE y hasta el cierre del 2013 fueron por US$12.282 millones, de acuerdo con los últimos registros del gobierno mexicano.

Las automotrices japonesas abarcaron 30% de la producción de automóviles en el 2014, y esa proporción subirá, impulsada por las nuevas fábricas, hasta 37% el próximo año, estimó Esaú Garza de la Vega, secretario de Desarrollo Económico de Aguascalientes.

[[wysiwyg_imageupload:5730:]]

“México es un terreno muy fértil para los negocios y la fabricación de automóviles”, dijo James Lentz, presidente de Toyota Motors de América del Norte.

“Se ha venido fortaleciendo nuestra relación bilateral en una amplia gama de sectores, con base en el éxito del Acuerdo de Asociación Económica”, comentó Akira Yamada, embajador de Japón en México, con motivo de la primera década del AAE.

En 10 años, la producción de las automotrices japonesas en México se incrementó 325%, al pasar de 350.000 unidades en el 2004 a más de 1 millón 120.000 unidades en el 2014. “México es un terreno muy fértil para los negocios y la fabricación de automóviles”, dijo James Lentz, presidente de Toyota Motors de América del Norte, en el anuncio de la nueva planta de esa armadora, a mediados de abril, tras mencionar que su fábrica de camionetas Tacoma en Baja California ha ganado varios premios globales.

En el comercio bilateral, las exportaciones mexicanas a Japón aumentaron 119% en los últimos 10 años, para llegar a US$2.609 millones en el 2014, y las ventas niponas a México escalaron 66%, a US$17.545 millones.

Según Almada, 92,4% de las importaciones mexicanas provenientes de Japón son bienes intermedios o de capital, utilizados para la producción de artículos que se destinan en su mayoría al mercado de exportación, sobre todo a América del Norte.

[[wysiwyg_imageupload:5729:]]