Gastos por US$5.900 millones ha realizado la petrolera Pdvsa en su partición en el proceso de producción y distribución de alimentos en Venezuela.

La mayoría de esos gastos, de acuerdo a versiones de prensa, fueron a pérdida ya que algunos de ellos formaron parte de los aportes sociales de la compañía y otros, porque no cubrieron las ventas deficitarias de alimentos a través de la red Pdval.

El monto representa un 2,9% de los ingresos, por US$199,3 mil millones, que Pdvsa obtuvo por exportación de crudo y derivados entre 2008 y 2009, período en el cual la empresa desarrolló su negocio agroalimentario, de acuerdo a El Nacional.

El saldo en rojo de la corporación solamente en el área de alimentos, incorpora también los desembolsos por comida que entró al país sin cumplir normas sanitarias y que para efectos contables se registró como cuenta por cobrar, sin que hasta la fecha se haya logrado recuperar ese dinero.

Criterios de rentabilidad. Los criterios de rentabilidad que rigen todo negocio nunca fue el objetivo de Pdvsa en el caso agroalimentario, pese a que Pdval fue registrada como firma mercantil y se rige por las normas del Código de Comercio.

"Pdvsa desarrolla proyectos y mecanismos que incentiven el crecimiento industrial del país, con criterio soberano, humanista y en armonía con el medio ambiente, respetando la vocación de las distintas localidades de nuestro territorio y que contribuyan a la construcción de una nueva estructura económica y social incluyente", indica la empresa en su informe 2008, año cuando fue creada Pdval.

En las cuentas por pagar aún no se agregan los montos por indemnización que aspiran a recibir los traders, o firmas intermediarias, en el negocio de alimentos que demandaron a las filiales Bariven y Pdvsa Services Inc. por incumplimiento en contratos de leche en polvo, margarina, harina de trigo y carne bovina.

Las empresas exigen una indemnización que suma US$150,6 millones de dólares no sólo por concepto de pérdidas reclamadas, debido a los víveres que tuvieron que comprar y finalmente nunca fueron enviados a Venezuela, sino también por los pagos anticipados que estas compañías argumentan haber hecho con productores agrícolas de varios países y por los costos legales que han tenido que asumir al demandar a las filiales de Pdvsa.

En el reporte financiero de 2009 se señala que las deudas vinculadas con negocios no petroleros se pagaron, y las actuales obligaciones contratadas mediante la emisión de bonos o con instituciones bancarias pertenecen a la casa matriz o a Citgo, que es la filial con operaciones de refinación en Estados Unidos.