La petrolera estatal chilena ENAP se asoció a los grupos Romero y Saieh para postular a la venta de 376 estaciones de servicio que posee la firma anglo-holandesa en Chile.

Shell cuenta con una participación de 17% en el mercado de ventas de combustibles líquidos en Chile a través de su cadena de locales, tranformándose en el segundo actor de dicho mercado, tras Copec.

Fuentes cercanas al proceso, de acuerdo a El Mercurio, sostuvieron que la oferta, realizada a principios de enero de este año, fue realizada a través de Primax, sociedad en que participa la petrolera estatal chilena con un 49% de la propiedad, y el Grupo Romero, que controla el 51%. Esta sociedad, con operaciones de estaciones de servicio en Perú y Ecuador, se unió al Grupo Saieh, del empresario chileno Alvaro Saieh.

La oferta de Primax le daría una ventaja respecto a sus competidores, entre los que destacan Petrobras, el grupo chileno Luksic y el fondo de inversiones Southern Cross, producto de su experiencia anterior con Shell, a la que precisamente le compró las cadenas en Perú y Ecuador con que cuenta en la actualidad.

La participación de ENAP en la oferta obedece al lineamiento del gobierno chileno respecto a lograr la integración de la petrolera estatal a toda la cadena de hidrocarburos.

Sin embargo, la participación de ENAP ya despierta críticas ya que para sus detractores, viola el principio de subsidiariedad, que establece que el Estado y sus empresas sólo deben ingresar a operaciones donde los privados no son eficientes o es necesaria una mayor competencia.

A lo anterior, los críticos mencionan la delicada situación financiera de la estatal para embarcarse en un proyecto de esa envergadura.