Roma. El consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan, ha señalado este miércoles que el nuevo plazo planteado por el gobierno para implantar la tarifa eléctrica vinculada al mercado "todavía no es suficiente".

Brentan ha defendido este miércoles en un encuentro con medios que las comercializadoras necesitan "un poco más" de tiempo y una simplificación de "las maneras de calcular este precio", una opción que el Gobierno "se está pensando", según el directivo.

El Ejecutivo ha anunciado que a partir de abril la tarifa eléctrica regulada estará vinculada directamente al mercado mayorista y ha dado dos meses a las eléctricas para adaptarse al cambio, un mes más de lo planteado inicialmente, un plazo que estas han considerado insuficiente.

Esta ampliación supone "una mejora, pero todavía no es suficiente", según Brentan, sobre todo, porque son necesarias simplificaciones en el mecanismo que podría llevarse a cabo tras los encuentros celebrados entre el sector y las eléctricas.

"Estamos encarrilados hacia una solución", ha asegurado, dado que "en los últimos tiempos se han intensificado las reuniones" de trabajo, en las que el Ejecutivo también les ha consultado sobre posibles ajustes del mercado mayorista.

Con respecto a la filial chilena Enersis, Prado ha apuntado que se utilizarán los fondos obtenidos con la ampliación de capital del pasado año "en invertir donde consideremos que son oportunidades de compra de minoritarios interesantes".

En ese sentido, el presidente de la eléctrica, Borja Prado, ha asegurado que Endesa tiene "una buena relación con el Gobierno" en un sentido institucional, pero que falta "un diálogo que sea de trabajo" para colaborar, una vía en la que se han registrado mejorías en las últimas semanas.

Por su parte, el consejero delegado de Enel, matriz de Endesa, Fulvio Conti, ha subrayado que "lo más importante en nuestro negocio siempre ha sido y siempre seguirá siendo la estabilidad regulatoria", una cuestión que está "dispuesto a discutir con todos los Gobiernos, incluido el de España".

Por otra parte, Brentan ha explicado que este año terminará el plan de cierre de centrales de fuel en España y que el futuro de las de carbón nacional "va a depender de cómo el Gobierno plantee el acuerdo" alcanzado con las empresas mineras para que esta fuente mantenga una cuota del 7 % de la demanda nacional hasta 2018.

Mientras tanto, los ciclos combinados de la compañía se encuentran "a la espera" de que se publique la regulación de la hibernación -cierre temporal- mientras abordan una reducción de los costes fijos, como los de personal o el acceso a la red de gas.

Conti ha descartado sacar a Endesa de bolsa, donde actualmente solo cotiza un 8% de la compañía, así como vender activos en España, al mismo tiempo que ha defendido que la central nuclear de Garoña "sigue siendo importante" para el grupo, pero que "necesita una decisión final por parte de los reguladores".

Con respecto a la filial chilena Enersis, Prado ha apuntado que se utilizarán los fondos obtenidos con la ampliación de capital del pasado año "en invertir donde consideremos que son oportunidades de compra de minoritarios interesantes".