Madrid. Endesa obtuvo un beneficio neto de 2.722 millones de euros en los nueve primeros meses de 2010 (inferior en 326 millones de euros respecto del obtenido en el mismo periodo del año anterior) debido a la sólida contribución de su área de negocio latinoamericano, que alcanzó los 470 millones de euros, un 7,3% más.

La disminución del beneficio se debe, principalmente, a que los resultados en venta de activos del periodo han sido menores en 159 millones de euros. Además, debido a la venta de estos activos (las ventas de activos de energías renovables realizadas a Acciona y a EGP en 2009 y 2010, respectivamente), se ha reducido el perímetro de negocio de la compañía.

La generación de electricidad de Endesa fue de 97.812 GWh, un 7,2% inferior, y las ventas de electricidad se situaron en 130.929 GWh, con un aumento del 3,2%.

A pesar de la disminución en la generación de electricidad, el aumento de la energía vendida y de los márgenes han permitido que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se haya mantenido estable (+0,1%), situándose en 5.810 millones de euros: los ingresos crecieron un 23,2%, hasta 22.972 millones de euros, y el incremento de los costes variables (un 41,4%) se vio compensado por la moderada evolución de los costes fijos, que han aumentado sólo un 3,6%.

La evolución del Ebitda destaca también por el cambio de perímetro de la compañía, que en sus cuentas ya no consolida los activos vendidos a Acciona en 2009 y tampoco el resto de activos de energías renovables, que se han integrado en Enel Green Power. En términos homogéneos, el resultado bruto de explotación habría crecido un 3%.

Por su parte, el resultado de explotación (EBIT) ha ascendido a 4.196 millones de euros, con una reducción del 2,4% respecto del periodo enero-septiembre de 2009.

Las sinergias logradas entre Endesa y Enel aportaron 545 millones de euros y otros planes de eficiencia contribuyeron con 62 millones al resultado de la compañía hasta septiembre de este año. 

El Negocio de Latinoamérica.  El beneficio neto del negocio latinoamericano de Endesa se situó en 470 millones de euros en los nueve primeros meses de 2010, lo que supone un crecimiento del 7,3%.

Los buenos resultados se han alcanzado a pesar de que, durante el ejercicio, se ha producido una normalización de los precios, especialmente en Chile, donde se registraron unos precios energéticos anormalmente altos durante 2009.

El efecto del tipo de cambio, como fruto de la fortaleza de las economías latinoamericanas, ha sido una de las claves de esta evolución favorable del negocio. La demanda en enero-septiembre de 2010 ha crecido para el conjunto de los países, destacando, particularmente, los aumentos del 8,5% en Perú y del 8,4% en Brasil; los aumentos en Chile han sido del 2,3%, en Colombia, del 3,5% y en Argentina, del 5,7%.

En ese entorno, las ventas de distribución de las compañías de Endesa en Latinoamérica se situaron en 50.063 GWh, con un incremento del 6,2%.

Se han registrado aumentos en todos los países: Brasil (+10%), Perú (+7,3%), Colombia (+5,3%), Argentina (+4,3%) y Chile (+3,8%).

Por lo que respecta al negocio de generación, se ha visto afectado durante 2010 por efectos extraordinarios que han provocado una disminución de la producción del 2,3%, hasta los 46.220 GWh. Por países, hay que destacar la reducción de la producción en Colombia (-14,1%), afectada durante el primer trimestre del año por la sequía que produce el fenómeno “El Niño”, Argentina (-4,2%) por menor despacho térmico y mantenimiento programado, y Chile (-4%), afectada negativamente por el terremoto ocurrido el 27 de febrero y por la sequía producida durante el tercer trimestre del año. En sentido contrario, destaca el aumento de la producción en Brasil (+47,7%) principalmente por mayor disponibilidad de gas y mejor hidrología.

El Ebitda ha sido de 2.473 millones de euros, con un aumento del 4%, y el EBIT fue de 1.902 millones de euros, un 2,6% menos que en enero-septiembre de 2009.

Los recursos generados por las operaciones del negocio latinoamericano ascendieron a 1.676 millones de euros, con una reducción del 2%, y las inversiones fueron de 655 millones de euros.