Madrid. La eléctrica Endesa SA, filial de la italiana Enel SpA, dijo el lunes que ha acordado vender el 80% de un conjunto de activos de transporte y distribución de gas por 800 millones de euros (US$ 1.046 millones), a dos fondos de infraestructuras gestionados por Goldman Sachs.

Los activos vendidos incluyen 3.800 kilómetros de red de distribución de gas, una red de transporte de 600 kilómetros y 355.000 puntos de acceso, dijo Endesa.

Como parte del acuerdo, Endesa dijo que tiene una opción de recuperar la participación entre el quinto y séptimo año de haberse cerrado la operación.

La transacción impulsará el beneficio antes de impuestos de Endesa por 450 millones de euros. Endesa dijo que espera que el acuerdo se cierre a finales de este año.

La venta de activos es parte de la estrategia de Enel de reducir su deuda neta. Llegó a ser la utility más endeudada de Europa tras tomar el control de la compañía española. Tenía una deuda neta de 53.890 millones de euros a 30 de junio, y planea vender activos por valor de 7.000 millones de euros (US$9.152 millones) este año.

Como parte del acuerdo, Endesa pagará a Gas Natural SDG SA un mínimo de 70 millones de euros ( US$91 millones) por una participación del 35% en Gas Aragón, uno de los activos que se venden, que pasará a su vez a los fondos de Goldman.

A las 11:33 GMT, las acciones de Endesa bajaban 32 euros, o el 1,6%, a 19,85 euros. Los analistas dijeron que el precio de la venta estaba en línea con las expectativas. La correduría portuguesa BPI dijo que presagia otras ventas de activos regulados de energía en un momento en que las recientes incertidumbres regulatorias habían amenazado algunas operaciones.

"Este acuerdo confirma el apetito por los fondos de infraestructuras para meterse en negocios regulados en la Península Ibérica", señala la correduría.

Tanto Gas Natural como la portuguesa Galp Energia SGPS están también intentando vender activos.