El encuentro de los BRIC en Brasil podría tener un efecto más inmediato en la región que los US$100.000 millones acordados para crear un Banco de Inversión y Fondo de Reservas de Emergencia. Se trata del arribo de Tulsi Tanti, ejecutivo máximo de Suzlon Energy Ltd. que anunció la construcción de una planta en Brasil (en el estado de Ceará, en el Nordeste).

El ejecutivo, quien acompañó a las autoridades de su país al encuentro de los BRIC, dice que su objetivo es que “Brasil sea un hub para nuestras exportaciones a los países de Latinoamérica”.

Suzlon ya vendió 700 MW de capacidad eólica instalada en el país y llegará a los 4.000 MW a fines de este año. Pero para que todo salga bien la compañía necesita el apoyo financiero del Bndes, que se lo quitó hace un par de años por no cumplir con los requerimientos de integración local de piezas con proveedores locales.

En el nuevo escenario de “amor-BRIC” Tanti es optimista: “Brasil es parte integral de nuestra estrategia a largo plazo”, explica. Los negocios en Brasil corresponden al 7,3% de los ingresos de su empresa. Hay mucho viento para que vuelen más alto.