En los próximos cinco años crecerá 20 veces la generación de privados en energía solar fotovoltaica en México, ya que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) cuenta con permisos autorizados para añadir 1.072 megawatts (MW) a los 49.9 MW instalados hasta el día de hoy.

Hasta octubre del 2014 la CRE ha otorgado un total de 54 permisos para parques de celdas solares de generación fotovoltaica, que suman una capacidad total de 1.222 megawatts (MW) si se cuentan los proyectos que ya están operando y los que se pretenden construir en el corto plazo. Con esta nueva capacidad, la generación fotovoltaica equivaldrá a 2% de la generación total de electricidad que tiene el país el día de hoy.

De acuerdo con Alberto Valdés, vicepresidente de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES), si se incluye la distribución de esta capacidad instalada las inversiones en energía fotovoltaica superarán los US$3.000 millones una vez que arranque la operación de estos permisos.

“Vemos nuevos jugadores con intenciones de financiar proyectos residenciales y comerciales en pequeña escala, tanto nacionales como extranjeros, con cierto grado de incertidumbre pero con fuertes posibilidades de que sigan aumentando este tipo de generación en el corto plazo”, explicó en una presentación de la ANES.

Cambio en la canasta renovable. En comparación con el resto de las energías renovables, la capacidad instalada para generación solar fotovoltaica supera en número de permisos a la energía eólica –que cuenta con 52 permisos– y en capacidad instalada aprobada a todas las demás fuentes renovables, ya que en los permisos autorizados tiene 1.157 MW más que la geotermia, 1.086 MW más que el biogás, 533 MW más que la biomasa y 42 MW más que la mini hidroeléctrica.

Con la operación de los permisos autorizados hasta hoy la canasta de generación renovable se moverá como sigue: la capacidad instalada fotovoltaica pasará de 2 a 14%; la mini hidro de 7 a 14%; la eólica, de 69 a 61%; la biomasa de 20 a 8%; el biogás de 49 a 2%, y la geotermia de 0.5 a 1% del total nacional. Ello puede cambiar con la emisión de nuevos permisos.

Composición de la nueva oferta. De los permisos aprobados para generación fotovoltaica, siete de ellos ya operan, mientras que 14 más están en la etapa de construcción y el resto en espera de iniciar obras.

Los permisos para nuevos parques solares están distribuidos en la República y la nueva capacidad instalada se distribuirá de la siguiente manera: 49% entre Sonora –donde se construye el parque Hermosillo que añadirá 22 MW a la red en el 2015–, además de Guanajuato y Sinaloa; 17 en Baja California Sur; 10 en Durango; 10 en Aguascalientes; 8 en Jalisco; 5 en Chihuahua; 4 en Baja California; 2 en Coahuila; 2 en San Luis Potosí, y el restante 1% en Yucatán.

De acuerdo con la International Copper Association, los costos de la energía fotovoltaica usada instantáneamente se han igualado ya a algunas tarifas eléctricas residenciales en España, Italia, Chile o México, lo que también hace atractiva la instalación de páneles a nivel habitacional.