Santiago.- La generación eléctrica en base a fuentes limpias alcanzó en Chile un 21% en 2018, en medio de los esfuerzos del Gobierno por disminuir la dependencia de los combustibles fósiles, dijo el martes el Ministerio de Energía.

El mayor productor mundial de cobre atrajo inversiones en el sector energético por US$3.100 millones el año pasado, mientras que las autoridades dieron luz verde a iniciativas por US$4.850 millones.

"Las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) tuvieron un fuerte crecimiento durante el año pasado, ya que alcanzaron el 20,8% de la matriz eléctrica de 23.478 megavatios, gracias a un crecimiento de 2,9% en comparación con 2017", dijo el Ministerio de Energía en un comunicado.

Además, cerca del 92% de los 715 megavatios que se sumaron al sistema el año pasado también fueron en base a renovables, principalmente solar y eólica.

Chile, que importa casi la totalidad de combustibles que consume, ha tenido por años una matriz encabezada por la generación a carbón, gas natural y diésel.

Muchas empresas buscan además aumentar sus contratos de largo plazo vinculados a renovables en un intento por disminuir la huella de carbono de sus productos.