Cerca de US$6 mil millones planea invertir Enersis para el quinquenio 2011-2015, de los cuales aproximadamente 43% al negocio de la generación eléctrica en los cinco país donde opera el grupo, mientras que 57% estará dirigido al de distribución.

El gerente general de Enersis, Ignacio Antoñanzas, señaló la tarde de este martes que “para llevar a cabo lo anterior (la millonaria inversión), contamos con el respaldo, la confianza y el apoyo de dos de los grupos energéticos más importantes a nivel mundial: Enel y Endesa”.

El máximo ejecutivo del mayor grupo energético privado de Latinoamérica remarcó que lo anterior significa para Enersis ser “parte de un grupo con presencia en 40 países, cuatro continentes, con una capacidad instalada de aproximadamente 97.000 MW y más de 61 millones de clientes. Lo anterior, nos permite tener acceso e intercambiar las mejores prácticas, generar economías de escala e implementar en América Latina lecciones ya aprendidas como por ejemplo: la puesta en marcha de puntos de recarga para vehículos eléctricos, como el que acabamos de inaugurar la semana pasada en Santiago, siendo el primero de su tipo en toda Latinoamérica, o el desarrollo de smart grids”.

La cartera de proyectos del Grupo Enersis incluye: El Quimbo, en Colombia; HidroAysén, Neltume y Los Cóndores en Chile, y Curibamba en Perú, entre otros. 

“Seguimos avanzando en el proyecto HidroAysén, el cual aportará 2.750 MW de nueva capacidad. Este proyecto, que conllevará una inundación equivalente al 70% del embalse Rapel, generará, sin embargo, una energía casi 20 veces mayor, con lo que se convertirá en una de las centrales más eficientes en generación hidroeléctrica permanente, a nivel mundial”, afirmó el ejecutivo.

El presidente de la compañía señaló, por otra parte, que el gobierno chileno ha dado los pasos necesario para agilizar los procesos de tramitación ambiental que deben sortear los proyectos de generación eléctrica. Sin embargo, afirmó que “si el país no resuelve este tema con prontitud, será difícil contar con los más de 1.000 MW de capacidad adicional que requiere cada año para hacer frente a la meta de crecer a una tasa anual de 6% y lograr ser un país desarrollado en la próxima década”.