Que la construcción creciera 21,3% durante el tercer trimestre de 2013 (18,6% obras civiles y 24,8% de edificaciones) y que el sector se consolidara como uno de los jalonadores de la economía, fueron algunas de las razones para que Engel y Völkers, una de las multinacionales más fuertes del negocio inmobiliario en el mundo, pusiera sus ojos en Colombia.

Esta firma lleva 35 años en el mercado inmobiliario premium y desde que nació en una casa en Hamburgo (Alemania), sus fundadores sabían que llegarían a personas con elevado poder adquisitivo. Michael Defland, director de sistema y estrategia de la casa matriz y cerebro de la compañía en Bogotá, asegura que “Engel y Völkers desarrollaron el sistema de aproximación al cliente, cómo trabajar con él, y ese es el que se ha expandido de una zona a otra, de un país a otro y de un continente a otro”.

Tanto, que a Colombia llegaron desde hace tres meses y en el equipaje que alistaron desde Alemania traen casas y yates para complacer los más exigentes gustos, pues entre sus clientes internacionales figuran nombres como los de Brad Pitt y Michael Douglas.

La compañía asegura que su core (el corazón de su negocio), además de los servicios que ofrece, son la pasión, el profesionalismo y la exclusividad que prometen entregarles a los colombianos, tal y como se ve en otras naciones. 

“En Colombia nos encontramos con un mercado atomizado. Hay mucha informalidad y una percepción de poco valor agregado al servicio. Venimos a marcar la pauta y demostrar que se puede hacer mejores cosas y a apostar en un sector en crecimiento”, dijo Defland.

Otra de las razones para que la compañía iniciara operaciones en el país es el buen momento por el que atraviesan sus propias cifras, pues según cuenta el ejecutivo, sin cerrar el año fiscal 2013, los ingresos como grupo fueron de 230 millones de euros.

El otro factor está asociado con el panorama que les mostró Colombia, pues según Sandra Forero Ramírez, presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), “hasta el 31 de octubre de este año las ventas de vivienda presentaron un incremento anual del 4%. Lo que se puede prever es que el precio seguirá reaccionando a las fuerzas del mercado, en un país con un déficit habitacional que afecta a más del 10% de la población y con una formación de hogares que es 42% mayor a la producción de vivienda. Es fundamental fortalecer la oferta".

César Augusto Llano, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), cuenta que “en Colombia todavía no hay una base de datos de firmas como Engel & Völkers, porque hasta ahora están entrando al país y no se encuentran registradas. Podemos decir que la demanda sí existe, gracias a que ha cambiado la estructura económica y cada vez son más las personas con altos ingresos. Estas empresas llegaron por el evidente repunte en la economía y porque Colombia ya forma parte de las ligas de un mercado inmobiliario muy grande”.

A su turno, José Miguel Echenique, director general de MMC de Bogotá en Engel & Völkers, dijo que “en temas de productos nos enfocamos en viviendas de calidad, principalmente en todo el estrato seis y los mejores lugares de estrato cinco”. Se refiere a que ofertarán “el mejor producto en cada sector, sea con un presupuesto bajo o alto. Cuando hablamos de nuestros clientes, sabemos que son personas que están buscando su primera vivienda o, incluso, la segunda, no sólo en Bogotá, sino en sectores cercanos y en un futuro en el resto de Colombia”.

El ejecutivo alemán afirma que “el país refleja una amplia oferta de oportunidades. Es un mercado donde hay una estabilidad muy positiva que, diría, está dando señales fuertes en el sector y es una potencia en crecimiento en Latinoamérica. Es un destino obligatorio para las empresas en todas las industrias, y en el mercado inmobiliario vemos que hay oportunidades, pues hay segmentos descuidados en los que nosotros vamos a hacer la tarea”.

Y agrega que “este año queremos que la gente conozca la marca. Tenemos planeado consolidar el Metropolitan Market Center —el concepto de franquicia más amplio en Bogotá— y sensibilizar el mercado para ver las posibilidades de abrir tiendas más pequeñas en lugares, como Chía, La Calera y Suba (en Bogotá). En 2014 pensamos llegar a Medellín y Cartagena, y en 2015 ya estar en Barranquilla, Cali, Santa Marta y Bucaramanga. En la parte de yates vamos a empezar a sensibilizar el mercado”. 

Su público objetivo estaría en Santa Marta, Barranquilla y Cartagena, además de algunas islas aledañas, donde residen colombianos y extranjeros.