París. El grupo bancario suizo UBS fue a juicio este martes en París tras ser acusado de ayudar y alentar a los acaudalados en Francia a evitar el pago de impuestos, informaron medios locales.

Ejecutivos de UBS y su unidad francesa comparecieron en un tribunal de la capital francesa como parte de una investigación sobre fraude fiscal agravado y lavado de dinero, así como de abordar clientes de forma ilegal.

De acuerdo con los jueces de instrucción Serge Tournaire y Guillaume Daieff, el banco permitió a sus clientes franceses adinerados evadir impuestos en Francia por alrededor de 10.000 millones de euros (US$11.470 millones) en el período 2004-2012.

Según la revista local L'Express, la misión de algunos banqueros de UBS consistía en "atraer a potenciales clientes a los que invitaban a reuniones sociales, eventos de golf, carreras de automóviles o torneos de tenis y noches de ópera que organizaban y financiaban junto con la filial francesa".

De ser encontrado culpable, UBS, la cual rechazó las acusaciones, podría pagar una multa de 5.000 millones de euros.

El tribunal anunciará su decisión a mediados de noviembre.