Quito. Las ensambladoras han comenzado a adoptar medidas tras fijarse una nueva tabla arancelaria para los componentes y partes importadas (CKD), que sirven para armar vehículos en el país.

Desde la tarde de este jueves, Maresa tenía previsto dejar de ensamblar camionetas de la marca japonesa Mazda, según Patricio Sánchez, presidente de la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana (Cinae).

Maresa, que el año pasado produjo 8.995 unidades en su planta, es una de las tres ensambladoras que tienen sus instalaciones en Quito, junto a General Motors-Omnibus BB (Chevrolet) y Aymesa (Kia).

De acuerdo con Sánchez, estas dos últimas también empezarán a asumir medidas. GM-Omnibus BB paralizaría su producción el viernes de la próxima semana, en tanto que Aymesa abastecería únicamente para el mercado local.

Esto se debería a que no contarían con el stock necesario para seguir sus actividades.

Sánchez dijo -a inicios de mes- que las ensambladoras tendrían complicaciones para nacionalizar su materia prima (CKD) con los nuevos costos y eso “ocasionará una paralización progresiva tanto de estas como de las empresas productoras de autopartes, ya que se encuentran encadenadas”.

La decisión de las ensambladoras surge luego de que el Comité de Comercio Exterior (Comex) estableciera una tabla de aplicación “escalonada y progresiva” de aranceles que van del 10% al 18%, en automóviles, y de 5% al 9%, en camionetas.

Fernando Agudelo, presidente de General Motors (GM), quien ayer presentó en Guayaquil el programa Conductor Elegido, no quiso ahondar sobre las últimas medidas que afectan al sector.

No obstante, Agudelo indicó que la planta de ensamblaje que está en la capital produce 36 versiones de vehículos, de las cuales 14 se exportan.

El año pasado, GM ensambló 54.165 unidades en el país.

Según datos que expuso el empresario, el 80% de los automotores que comercializan se arman en el país, aunque tienen componentes que vienen de diferentes lugares.

Recordó que la compañía ejecuta un programa de inversiones por US$ 71 millones que han sido destinados para aumentar tecnología, líneas de ensamblaje y mejorar la productividad.

La normativa del Comex que fijó nuevos aranceles a los CKD toma en cuenta el tamaño del automotor y al mismo tiempo incluye descuentos al arancel a aplicarse con base en la incorporación de partes fabricadas en Ecuador.

La Cámara de la Industria Automotriz insistió en que el arancel se aplique simultáneamente con las rebajas por la incorporación de partes.

El Ministerio de Industrias y Productividad ha dispuesto un análisis inmediato a través de auditorías, las cuales permitirán verificar los porcentajes de componente nacional con cada una de las ensambladoras.

Producción. Hasta 1996 había 4 ensambladoras en el país: Coenansa, Aymesa, Maresa y Omnibus BB. Actualmente solo las tres últimas arman vehículos en Ecuador.

Ensamble. La General Motors-Omnibus BB tiene más de 1.600 colaboradores directos y 4.800 proveedores en el país.