No mucho después de que Juan Gallardo Thurlow se hizo cargo de la empresa embotelladora y distribuidora de PepsiCo Inc. en México en 2011, las acciones de su compañía de bebidas sin alcohol, Organización Cultiba SAB, llegaron a los 28 pesos, lo que lo convirtió en multimillonario.

Con el 72% de Cultiba, con sede en Ciudad de México, Gallardo Thurlow, de 65 años, posee un patrimonio neto de por lo menos US$1.400 millones, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg. Es uno de los ocho individuos de bajo perfil de América Latina y España cuyas fortunas de diez cifras se descubrieron en una revisión de las participaciones en compañías que cotizan en bolsa. Ninguno aparecía en un ranking internacional de riqueza.

“Uno ve a estas personas pasear por Nueva York y casi nadie sabe quiénes son”, dijo Eric Saucedo, socio de la firma de banca comercial de Nueva York Tricap Partners Co. “En América Latina, la realidad es que todavía hay problemas de seguridad”.

Gallardo Thurlow obtuvo los derechos para embotellar productos de Pepsi en 1986. En medio de una ola de privatizaciones en los años que siguieron, compró un puñado de plantaciones de caña de azúcar al gobierno mexicano para apuntalar sus negocios. A comienzos de los años 90, recurrieron a él para que colaborara en las negociaciones que forjaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte –NAFTA, por las siglas en inglés- y trabajó entre bambalinas para representar al sector privado de México.

Desde entonces, hizo crecer a Cultiba, que genera US$2.400 millones de ingresos anuales y se está preparando para captar más de US$300 millones en una oferta de acciones. Su participación se revela en el último informe anual de la compañía y el prospecto preliminar para la venta de acciones publicado en diciembre en el sitio web de la bolsa de valores de México.

Multimillonarios chilenos. Al otro lado del ecuador, la familia chilena Yarur dirige el Banco de Crédito e Inversiones, el tercer prestamista del país por valor de mercado, desde hace más de medio siglo. Según un informe de 2006 de Fitch Ratings, el presidente del banco, Luis Enrique Yarur –accionista de tercera generación-, posee el 42% de la compañía inversora Empresas Juan Yarur SAC, que a su vez es dueña de la mitad del banco. Conjuntamente con su participación directa del 1% en BCI, su cartera está valuada en US$2.000 millones.

Patricia Angelini Rossi también heredó su fortuna chilena. Su tío Anacleto, ya fallecido, que no tuvo hijos propios, le legó a ella y su hermano Roberto la mayor parte de sus acciones en la empresa que cotiza en bolsa Antarchile SA, holding diversificado con sede central en Santiago e inversiones en emprendimientos forestales, energía, pesca y transporte marítimo.

La participación del 22% de Patricia, que incluye acciones que posee en nombre de sus hijos y controla, según el último informe anual de la compañía, está valuada en US$1.700 millones. Su hermano Roberto, multimillonario más conocido que preside la compañía, controla el 26% de Antarchile.

El Índice de Multimillonarios de Bloomberg mide el patrimonio de las personas más ricas del mundo teniendo en cuenta los cambios económicos y de mercado y los informes de Bloomberg News.