El rostro de Norbert Reithofer tras nueve años al pie del cañón de BMW Group durante el anuncio de las ventas y ganancias récords de la automotriz alemana irradiaba felicidad, pero a la vez nostalgia. Los resultados financieros del grupo alemán en 2014 fueron históricos. No obstante se trataba de su último discurso anual a la prensa como CEO. “Entre 2007 y 2014 nuestras entregas se incrementaron en 40%, los ingresos aumentaron 44%, nuestros ingresos antes de impuestos aumentaron más del doble y las acciones ordinarias de BMW tuvieron un desempeño muy superior al DAX (índice de la Bolsa de Valores de Fráncfurt)”, dijo hace unas semanas ante periodistas de todo el mundo en el búnker de BMW en Bavaria.

Reithofer, admirado en la industria por los números durante los nueve años al frente del gigante alemán, que, además de producir los autos y motocicletas BMW, ostenta en su escudería a las también premium MINI y Rolls Royce, fue además el impulsor de la incursión de BMW en la producción de vehículos más amigables con el medio ambiente, incluido el i3, que funciona bajo batería recargable. También apostó por la inversión en la producción en serie de piezas ligeras de fibra de carbono. La cereza del pastel es que deja a BMW como el mayor productor mundial de vehículos premium, logro impulsado principalmente por la alta demanda de China y Estados Unidos.

El ingeniero mecánico Harald Kruger, quien trabaja en la compañía desde 1992, tomará la posta de Reithofer. Con 49 años, el ejecutivo alemán es el CEO más joven de la industria automotriz. Sus colegas Mary Barra, de General Motors, y Mark Fields, de Ford Motor, cuentan con 52 y 53 años, respectivamente, mientras que Carlos Ghosn, de la francesa Renault tiene 60. Si bien los analistas de la industria automotriz afirman que el ascenso de Kruger podría haber llegado antes de lo esperado dada su juventud, respaldo no le falta. En el directorio de BMW Group están convencidos de haber tomado la decisión correcta. “Los fabricantes de autos necesitan generaciones más jóvenes con energía creativa”, afirma Stefan Quandt, del consejo supervisor y miembro de la familia que controla poco más del 46% del derecho de voto.

Los retos de Kruger. No obstante los logros, Reithofer, quien pasará a ser parte de la junta de supervisión de BMW Group, afirma que queda mucho por hacer a su sucesor y al equipo que elija porque ‘es la naturaleza del negocio’. A corto plazo –dice– el reto es lograr un sólido crecimiento en las ventas y las ganancias antes de impuestos. Además tienen la intención de seguir siendo líder a nivel global en el segmento premium.

[[wysiwyg_imageupload:6083:]]

“Estos pronósticos asumen que las condiciones económicas en el mundo se mantienen estables y no se deteriorarán. Sin embargo existe mucha incertidumbre. Mercados importantes como China están perdiendo impulso y los mercados BRICT (Brasil, Rusia, India, Corea y Turquía) se están desarrollando de manera desigual. Por otra parte, también hay incertidumbre política y puntos de tensión alrededor del mundo. En términos simples: la volatilidad es la nueva constante en el mundo empresarial actual”, dice Reithofer. Y, claro, lo de China le preocupa mucho teniendo en cuenta que en 2014 se consolidó como el mercado individual más grande de BMW al concentrar casi medio millón de unidades en ventas, 16,6% más que en 2013.

A largo plazo, los retos de Kruger pasan por desarrollar la industria de los autos eléctricos e hídridos de alta gama. Aquí Reithofer pone el dedo en la llaga al criticar el hecho de que solo Europa y muy pocos países en otros continentes hayan apoyado realmente la proliferación del negocio automotor verde mediante la implementación de estaciones de recarga y estacionamientos gratuitos y la reducción de impuestos y aranceles para los productores y compradores.

Y vaya que el fabricante alemán le ha puesto el pie en el acelerador al negocio automotor verde. Han invertido cientos de millones en implementar dos plantas en Dingolfing, a una hora de Múnich, donde unos 2.000 trabajadores, entre obreros, ingenieros y científicos, arman y potencian sus modelos i3 e i8, bajo la consigna de utilizar toda la energía posible en los vehículos de alta gama para emitir cada vez menores porcentajes de agentes contaminantes e ir en el camino de una industria respetuosa del medio ambiente y sostenible. Si bien las plantas ya fabrican estos modelos en serie, su producción todavía es muy limitada y el costo por unidad supera los 140.000 euros. No obstante, la meta, según Ian Robertson, miembro de la junta directiva y director de ventas globales y marketing de BMW Group, es vender un millón de ‘vehículos verdes’ hacia 2020.

Robertson afirma que sus principales mercados para sus vehículos eléctricos o híbridos son Europa, Norteamérica y Asia. Por el momento no tiene mucha fe en la región. Según él, la tecnología automotriz verde demorará en llegar a América Latina, pues los gobiernos no acompañan el desarrollo en cuanto a impulso de estaciones de servicio y reducción de impuestos. “El desarrollo de los autos eléctricos depende de factores ajenos a nosotros. Como fabricantes ya cumplimos, ahora le toca a los políticos”, advierte.

[[wysiwyg_imageupload:6084:height=273,width=359]]

 

 

Otro gran reto que deberán impulsar Kruger y los CEO de las principales automotoras es el desarrollo de los ‘automóviles inteligentes’. Son varias las automotrices que ya desarrollan prototipos de vehículos totalmente digitalizados que ofrecen asistencia técnica al conductor, estacionan solos, previenen colisiones, evaden obstáculos y registran información sobre lugares visitados, tiempos de estadía, entre otros datos. Ahí el debate pasará por la adecuación o no de las legislaciones de cada país a este nuevo tipo de automóvil.

“El debate sobre el marco regulatorio acaba de comenzar. Tanto en Bruselas como en Berlín, Washington, Beijing o Tokio y plantea muchas preguntas fundamentales que necesitan ser aclaradas: ¿Quién lleva la responsabilidad por qué: conductor, fabricante, compañía de seguros o proveedor de servicios? ¿Qué datos entran y salen del vehículo y en qué condiciones?”, afirma Reithofer.

Por lo pronto, y a pesar de la transición que implica este cambio generacional en las riendas del gigante alemán, el grupo lanzará este año 15 modelos nuevos de automóviles de las marcas BMW y MINI, además de motocicletas. Asimismo han anunciado la ampliación de la producción de la planta Spartanburg, en Estados Unidos, a 450.000 coches por año, mientras que invirtien en la ampliación de su centro de investigación e innovación en Múnich.

Las fichas en América Latina. El desarrollo de la clase media en América Latina debido al crecimiento económico ha hecho que los fabricantes automotores no escatimen en invertir. Los que han canalizado gran parte de la inversión son México y Brasil. Allí fabricantes como Toyota, Fiat, Audi, Nissan, BMW y Ford han anunciado más de US$ 7.000 millones en nuevas plantas y las ampliaciones.

Sucede que si bien hubo un bache en cuanto a ventas en 2014 (estas cayeron a nivel regional en 10%), según los analistas las marcas esperan que la senda del crecimiento dé vuelta en U en 2015 debido a que el crédito vehicular es más accesible y a que los propios fabricantes han tomado la iniciativa en la oferta de préstamos.

Según Ian Robertson, de BMW, el segmento de vehículos premium aún está poco desarrollado en América Latina, por lo que el techo es muy alto en cuanto a oportunidades. Por ello han decidido apostar muchas fichas. Así, si bien en octubre vio la luz el primer coche de su planta en Araquari, en Brasil, ya construyen una nueva en México sobre 300 hectáreas en San Luis de Potosí. Con una inversión de US$ 1.000 millones, producirá 150.000 vehículos al año. Este complejo iniciará operaciones en 2019 y producirá la Serie 3, Serie 1 y MINI. Parte de la producción será exportada a Estados Unidos, Sudamérica y la Unión Europea.

Harald Kruger recibe a BMW en el mejor momento de su historia en cuanto a números. Su principal y gran reto será mantenerla como el fabricante número 1 y, claro, concretar los pasos iniciales dados por la administración Reithofer en los negocios de vehículos verdes e inteligentes. Veremos cómo este ‘joven ejecutivo’, conocido dentro del grupo alemán como un visionario, buen motivador y orador que inspira respeto, conduce la nave matriz.