La industria del lujo está tomando fuerza a nivel global y América Latina no se queda atrás. Es por esta razón que Panamá busca posicionarse como un polo estratégico en esta materia.

En este sentido destacados empresarios del sector se reunen este lunes y martes para el lanzamiento del Panamá Gem & Jewelry Center, el primer gran centro de diamantes, joyas y piedras preciosas para el Centro y Sur América, México y el Caribe.

Erez Akerman, presidente de Panamá Diamond Exchange dijo que “este es un país que está experimentando un gran auge económico, como resultado de su posicionamiento como hub regional y punto de acceso para Latinoamérica, lo que ha posicionado al país con gran fuerza dentro del mercado mundial”, agregando que “el hecho de que este proyecto, tenga el apoyo del estado panameño y del parlamento y lo visualicen como un activo estratégico del país, lo hace más interesante aún”.

Pero Akerman no se queda ahí, y enfatiza que uno de los aspectos fundamentales que se propuso la industria es "acercarse a América Latina para buscar nuevos mercados". El experto afirmó además que, "somos una industria poco conocida, y este tipo de instancias nos permiten llegar a economías emergentes y con gran potencial".

Akerman también advirtió que otro de los objetivos de PDE es "facilitar un centro de comercialización seguro y estructurado que cuente con los requisitos específicos del sector en la región".

4225

El sector de las piedras preciosas y de joyas en América Latina, se estima actualmente en US$8.000 millones de ventas anuales, y su industria incluye más de 11.500 puntos de ventas de joyas. De hecho el sector estima un crecimiento de al menos 25% en su primer año en la región.

Cabe consignar que el Panamá Gem & Jewelry Center será la sede de la Bolsa de Diamantes de Panamá (PDE por sus siglas en inglés), la primera y única bolsa de diamantes de toda América Latina reconocida por la Federación Mundial de Bolsas de Diamantes.

Por su parte, Eli Izhakoff presidente vitalicio de la Federación Mundial de Bolsas de Diamantes y del Consejo Mundial de Diamantes dijo que, “este evento representa un hito importante para la industria mundial de los diamantes, piedras preciosas y joyas”, tan relevante como lo fue el establecimiento de los centros de comercialización de Shangai y Dubai”, agregando que “tengo la confianza que de la misma forma como esos centros fueron catalizadores para el crecimiento de esos nuevos mercados, lo será para Panamá y Latinoamérica”.

En los últimos meses ha aumentado el entusiasmo en torno al potencial de los diamantes para convertirse por primera vez en un verdadero activo de inversión. A diferencia del oro, las gemas actualmente no tienen precio spot o mercado convencional aparte de las joyerías y las casas de empeño.

Solo como dato, durante 2013 Estados Unidos importó casi US$23.000 millones en diamantes pulidos, 16% más respecto a 2012, según la firma Rapaport Group.

El ministro de Comercio de Panamá, Ricardo Quijano, dijo en tanto que "el ambiente de tranquilidad que ofrece el país es importante para que este tipo de inversiones lleguen con seguridad. Panamá no sólo es el canal. Este ministerio es un facilitador para los negocios".