La tasa de vuelos demorados de las aerolíneas que operan en rutas domésticas fluctuó entre el 8% y el 20% en febrero pasado. TAME y Aerogal registraron el mayor número de vuelos con atrasos, según reportes de la Dirección de la Aviación Civil.

De los 1.461 vuelos que realizó TAME en ese mes, el 20% registró una demora, es decir, unos 292 vuelos. Ese porcentaje ubicó por segundo mes consecutivo en este año a TAME como la aerolínea con más vuelos demorados. El 74% llegó a tiempo y el 5% fueron cancelados.

La vocera de la empresa pública TAME, Toa Quirola, indicó que factores no predecibles como la meteorología, tráfico aeroportuario y mantenimientos no programados afectan sus índices de puntualidad.

En la última revista que TAME entrega a sus pasajeros, el gerente de la empresa, Rafael Farías, alude al aspecto meteorológico como uno de los motivos de sus vuelos atrasados. “Servimos ciudades no atendidas por otras aerolíneas, donde la meteorología es a veces complicada y afecta nuestra puntualidad”, afirmó.

Detrás de TAME se ubica Aerogal, que tuvo el 18% de sus vuelos atrasados. La aerolínea, que pertenece al grupo Avianca-Taca, efectuó en febrero 1.067 vuelos y, de esos, unos 192 tuvieron demora. Pero el 78% arribaron o despegaron a tiempo y el 4% fueron cancelados. Además, este mes redujo sus frecuencias domésticas.

Consultada por los índices de demoras en los vuelos, la vocera de la aerolínea, Claudia Arenas, aseveró que hay diferentes variables que inciden en los atrasos. “Es un tema en el que se trabaja, porque a veces se tienen problemas de clima en un lugar y afecta porque se trae acumulado un atraso que no se recupera en el día”, manifestó.

La aerolínea refiere que gran parte de los atrasos ligados al factor climático se reportan en los aeropuertos de Quito y de Cuenca.

Tras TAME y Aerogal, LAN y Saéreo se ubican con vuelos demorados que fluctuaron entre el 11% y 8%, respectivamente. LAN tuvo 681 vuelos en febrero y, de esos, 74 (el 11%) registraron algún tipo de demora. El 88% llegó a tiempo y el 2% se canceló.

Por su lado, Saéreo, si bien tuvo el 8% de sus vuelos atrasados, registró el mayor porcentaje de cancelaciones, pues de los 185 que programó canceló el 64%. Y su índice de vuelos que estuvieron a tiempo llegó al 54%, según la Dirección de Aviación Civil.

La aerolínea, que opera con cuatro aviones en el mercado doméstico, ha pedido unos 30 días a las autoridades aeronáuticas para reorganizarse y ver si seguirá operando algunas rutas nacionales que ahora tiene suspendidas, como Latacunga y Loja.

A tener en cuenta. Vuelos. De los 3.394 vuelos programados en febrero pasado, 572 tuvieron una demora en las rutas Quito, Guayaquil, Cuenca, Manta y Baltra. Estas son las rutas domésticas con más números de pasajeros.