La Paz. Entre este miércoles y jueves de esta semana los envíos de gas natural boliviano a la Argentina se redujeron a menos de la mitad debido a una huelga de los trabajadores afiliados al Sindicato de Petroleros Privados de las provincias argentinas de Salta y Jujuy.

El secretario general del sindicato, Alfredo Brito, informó a La Razón Digital que las negociaciones con las autoridades y representantes del sector entraron en cuarto intermedio y serán retomadas este viernes.

Mientras tanto, afirmó, 4,7 millones de los 7,7 millones de metros cúbicos diarios de gas que envía Bolivia están sin poder ingresar a la planta. “Sólo se están procesando tres millones”, precisó el dirigente.

Datos de YPFB Transporte y de Enargas de Argentina confirman la versión de Brito. La información publicada en los portales de internet de ambas entidades da cuenta de que el miércoles se envío 3 millones de metros cúbicos de gas. No se tienen datos del jueves.

El subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del ministerio de Planificación de Argentina, Roberto Baratta, explicó en un comunicado que “a partir de una medida de fuerza” gremial se interrumpió “algunas horas” el ingreso de gas de Bolivia, pero “la situación ya fue normalizada sin que se haya afectado en ningún momento el normal funcionamiento del sistema”. Según EFE, el funcionario negó versiones aparecidas en la prensa local, que hablaban de una “alerta energética” en el país.