Estocolmo. Ericsson, líder mundial en equipos para redes de telecomunicaciones, publicó el viernes sus resultados del segundo trimestre más bajos de lo esperado, debido a que las ventas fueron afectadas por la cautela de los operadores a la hora de invertir y la falta de componentes.

Poniendo de relieve un problema que sus rivales Nokia Siemens Networks y Alcatel-Lucent habían mencionado este año, el grupo sueco dijo que la escasez de componentes necesarios en la industria y los cuellos de botella en la cadena de suministro supusieron un freno para las ventas.

El rebote generalizado de la economía ha provocado una lucha por componentes comunes a diversos sectores y que enfrenta a los fabricantes de equipos de red con una serie de fabricantes en los sectores automovilístico y de electrónica de consumo, dijeron ejecutivos.

"Nosotros estimamos que esto (la escasez) ha tenido un impacto negativo sobre las ventas en el trimestre por 3.000-4.000 millones de coronas (US$407 y 543 millones) -", dijo Ericsson en un comunicado de prensa.

Las acciones de Ericsson llegaban a caer más de un 6% durante las negociaciones de la mañana, tras reportar una ganancia estructural de 5.300 millones de coronas suecas US$ 720 millones) frente a los 5.800 millones de coronas suecas (US$ 788 millones) que esperaban los analistas.

"Tanto los ingresos como los beneficios están por debajo de lo que esperaba, y por debajo del consenso también. Una de las razones es el retraso en la cadena de suministro, como ya observamos en el primer trimestre", dijo el analista de Jyske Bank, Lars Paulsen.

El mercado de equipamiento de telecomunicaciones ha comenzado a mostrar señales de vida, pero los gastos de sus clientes están por debajo de los niveles anteriores a la crisis.

Ericsson, que ha recortado gastos en miles de millones de coronas para cubrir la caída de la demanda, dijo el viernes que los recortes serán una prioridad mientras se mantengan las actuales condiciones del mercado.

Algunos analistas esperaban que el segundo trimestre diera pruebas claras que el equipamiento de redes y los mercados relacionados se estaban recuperando después de la crisis.