La Paz. Un cruce de denuncias de supuesta corrupción y de acoso sexual entre el presidente de la petrolera estatal boliviana YPFB, Carlos Villegas, y funcionarios de la empresa provocó hoy un escándalo en esta compañía insignia del Estado boliviano.

La estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informó este viernes en un comunicado de que "desbarató un clan de familiares y amigos que conformaron varias empresas para favorecerse con licitaciones que fueron solicitadas por la Unidad de Comunicación".

Dos funcionarios de la petrolera y cuatro personas del sector privado están detenidas en la Fiscalía de La Paz por supuesto uso indebido de influencias en razón del cargo y enriquecimiento ilícito con afectación al Estado, según la nota de YPFB.

El fiscal Leopoldo Ramos indicó a los medios que investiga supuestas irregularidades en la adjudicación de contratos de publicidad y organización de eventos que habrían provocado un daño económico al Estado por una suma de entre US$360.000 y US$430.000.

Una de las denunciadas es la ex jefa de prensa de YPFB Selva Camacho, que en su momento fue una de las colaboradoras cercanas de Villegas en diferentes instituciones y ha sido acusada de tener relación familiar con empresas que se favorecieron con contratos.

Camacho rechazó todas las denuncias y el jueves en dependencias policiales declaró a los medios que toda la acusación se trataba de una venganza del presidente de la petrolera estatal YPFB en su contra y lo acusó de haberla acosado sexualmente varias veces.

Al respecto, Villegas replicó, por medio de otro comunicado, que ya en septiembre de este año presentó ante un juez una denuncia en contra de Camacho por los delitos de difamación e injurias por haber realizado con anterioridad esas mismas afirmaciones.

Villegas dijo que las acusaciones de Camacho dañan su "reputación, honor y honra afectando no solamente a lo personal en cuanto a mi núcleo familiar, sino también profesional e institucional, dadas las funciones ejecutivas que me tocan cumplir".

El presidente de la estatal petrolera, que se encuentra fuera del país, señaló asimismo en su comunicado que "en todo tiempo y lugar" su conducta "fue respetuosa" dentro del marco de los valores sociales y culturales en los que se desenvuelve.

Villegas ocupa la presidencia de YPFB desde enero del 2009, cuando reemplazó al político Santos Ramírez, quien está en prisión desde entonces por un grave escándalo de corrupción.

Antes de ser nombrado presidente de YFPB, Villegas también fue ministro de Hidrocarburos y Planificación.

Desde que en 2006, el presidente Evo Morales nacionalizó el sector petrolero, YPFB tiene un control casi monopólico del sector de los hidrocarburos en Bolivia, si bien permite bajo su supervisión las actividades privadas en la exploración y la producción de gas y petróleo.