Wolfsburgo. Volkswagen advirtió este miércoles que una escasez de ingenieros está obstaculizando los esfuerzos para que sus automóviles cumplan con las nuevas normas anticontaminación, complicando de paso sus perspectivas de ventas y eclipsando un fuerte aumento de las ganancias operativas estructurales.

VW ha visto partir a una gran cantidad de expertos en motores desde que admitió haber manipulado sistemáticamente las pruebas de emisiones en septiembre de 2015. Eso ha dejado al fabricante de automóviles con escasez de ingenieros, que ahora necesita para trabajar en modelos que cumplan con pruebas de emisiones más estrictas, dijo este miércoles el presidente ejecutivo de la empresa, Herbert Diess.

"Se ha perdido experiencia en el desarrollo de motores", dijo Diess, al explicar que se ha hecho mucho más difícil lograr la certificación de los motores para uso en carretera bajo un nuevo procedimiento de pruebas de vehículos ligeros a nivel mundial, conocido como WLTP, que entrará en vigencia a partir de septiembre.

En una conferencia de prensa realizada este miércoles para analizar los resultados del segundo trimestre, Diess dijo que el cambio en el procedimiento de pruebas WLTP plantea "el mayor riesgo en los volumen y ganancias para Volkswagen".

El escándalo le ha costado a la automotriz US$32.081 millones hasta ahora y las ganancias del segundo trimestre tuvieron un impacto de US$1.873 millones para cubrir una multa y gastos legales, dijo la empresa.

Las acciones de Volkswagen caían un 1,3% a las 1145 GMT.

La introducción de las reglas WLTP se aceleró a raíz del escándalo de los vehículos diésel de Volkswagen. Los reguladores ahora analizan más exhaustivamente los vehículos y comprueban mucho más los niveles de contaminación, dijo Diess.

El escándalo le ha costado a la automotriz 27.400 millones de euros (US$32.081 millones) hasta ahora y las ganancias del segundo trimestre tuvieron un impacto de 1.600 millones de euros (US$1.873 millones) para cubrir una multa y gastos legales, dijo la empresa.

Un aumento del 5,5% en las ventas de vehículos ayudó a elevar las ganancias operativas del segundo trimestre antes de ítems especiales a 5.580 millones de euros (US$6.533 millones), desde 4.550 millones (US$5.327 millones) del mismo periodo del año anterior. Analistas esperaban en promedio utilidades por 4.980 millones de euros (US$5.830 millones), según un sondeo de Reuters.