Santiago. Un conteo parcial de votos sobre una oferta contractual en Escondida en Chile, la mayor mina de cobre del mundo, anticiparía un amplio rechazo de la propuesta a un día para que finalicen los escrutinios, dijo este martes el sindicato.

El pasado fin de semana comenzaron los sufragios en la mina controlada por la angloaustraliana BHP, luego de que en varias asambleas de los trabajadores se adelantó por aclamación que rechazarían la última oferta y votarían a favor de la huelga.

En un documento del sindicato se informó que al cierre de la jornada habían sufragado 2.046 socios en algunas ciudades donde residen los trabajadores, incluida la mina, por lo que faltarían 413 socios para comenzar el conteo en una negociación que sigue la industria y los mercados de metales básicos.

"Se ha hecho un escrutinio parcial en las ciudades de Arica, Iquique, Calama, Vallenar, Copiapó, La Serena, Viña del Mar y Santiago, arrojando en todas ellas una contundente aprobación de la huelga, cercana al 90% de los votantes", dijo un documento del sindicato.

Se espera que los resultados oficiales de la votación se conozcan oficialmente durante la madrugada de este jueves. Desde Escondida no han emitido comentarios en los últimos días.

No obstante, falta contabilizar los escrutinios clave de la costera ciudad de Antofagasta y en el yacimiento.

Se espera que los resultados oficiales de la votación se conozcan oficialmente durante la madrugada de este jueves. Desde Escondida no han emitido comentarios en los últimos días.

La minera ofrece un bono de término de conflicto de 11,5 millones de pesos (US$18.003), más una compensación por el término de un beneficio de plan habitacional y un crédito blando, lo que suma un total de 18 millones de pesos (US$27.700). Junto con ello, propuso un ajuste salarial del 1,5%, más inflación.

El sindicato pide que el bono de fin de negociación sea más del doble de lo ofrecido. También solicitan un reajuste salarial de un 5% real.

De confirmarse la votación a favor de la huelga, la legislación laboral chilena establece que las partes tienen inicialmente cinco días más para negociar bajo la mediación de una agencia gubernamental.