Durante el año pasado, el número promedio del total de personas que utilizó algún medio de transporte dentro del territorio español disminuyó 3,5% respecto de 2011, con descensos en todos los modos de transporte en el conjunto del año.

La mayor baja de pasajeros, según Europa Press, se registró en el transporte aéreo, que a lo largo del año perdió 12,5% en la demanda de pasajes de cabotaje.

En el caso del tren, la caída en el volumen de pasajeros transportados fue mayor en Media Distancia, con un descenso del 3%, seguida de la Larga Distancia (incluye el AVE) que descendió 2,1%, en tanto que los que usaron los trenes de Cercanías se redujeron en 1,9%.

También registraron caídas los usuarios del servicio de autobús, cuyo número bajó 1,7%, mientras que el transporte marítimo se redujo 2,4%.

Por tipologías, el transporte urbano fue el que más cayó, con un descenso del 4,4%, seguido del interurbano (-2,1%) y el especial y discrecional (-2%).