Madrid. España rescindirá hasta 32 proyectos de infraestructuras ya licitados para poder cumplir su plan de ajuste fiscal, aunque mantiene su objetivo de captación de fondos mediante el plan extraordinario de infraestructuras.

En una comparecencia ante el Parlamento, el ministro de Fomento, José Blanco, dijo que doce de los proyectos rescindidos se licitarán de nuevo mediante un sistema de financiación público-privada, siete de carreteras y cinco ferroviarios.

Asimismo, otros dos proyectos se licitarán con cargo a los presupuestos ordinarios, por lo que serán 18 los proyectos rescindidos completamente.

En los últimos años, España se embarcó en una ambiciosa política de construcción de infraestructuras que multiplicó los kilómetros de la red ferroviaria de alta velocidad y de autopistas. Sin embargo, Blanco anunció en mayo que, debido al plan de ajuste fiscal, algunas de las obras de ferrocarril y carreteras licitadas van a tener retrasos y otras se van a suspender.

Blanco dijo el jueves que unos 199 proyectos sufrirán retrasos de entre uno y cuatro años.

El ministro reiteró el objetivo del Gobierno de captar hasta 17.000 millones de euros (US$21.804 millones) para licitaciones en 2010 y 2011 mediante el plan extraordinario de infraestructuras. La financiación de estos proyectos será a través de una colaboración público-privada.

Además, añadió que este año Fomento licitará obra pública con cargo a los presupuestos ordinarios por más de 500 millones de euros (US$641 millones).