Madrid. El gobierno español de centroderecha podría decretar este viernes un incremento en la tarifa de electricidad de hasta 7% para los consumidores y reducir los subsidios a los distribuidores de energía en 10%, reportaron este sábado varios medios.

Sin embargo, fuentes de Gobierno dijeron a Reuters que aún no había una decisión sobre el contenido exacto o el momento para las reformas pendientes al sector de la energía.

Los recortes en los subsidios a los distribuidores contendrían el creciente déficit en las tarifas del sector, que es ayudado por el Gobierno, en cerca de 500 millones de euros al año, indican los reportes de prensa.

El Gobierno está en medio de un plan de austeridad para mantener a raya la crisis de deuda de la zona euro.

La reducción en los subsidios afectaría a Iberdrola, Gas Natural Fenosa y Endesa y a otras firmas más pequeñas, según los reportes.

Los diario financieros Expansión y El Economista reportaron que los distribuidores considerarían acciones legales contra el Gobierno si se les reducían los subsidios sólo a ellos y no al operador nacional de redes REE, propiedad en 20% del Estado, y al distribuidor de gas Enagás, propiedad del Estado en  5%.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, llevará el decreto propuesto a una reunión de Gabinete del viernes 30 de marzo, el mismo día que el Consejo de Ministros debe aprobar el austero presupuesto 2012, según informaron los diarios.

Una segunda fase de la reforma energética podría producirse en abril o mayo, indican los medios. Una posibilidad que el Gobierno está considerando es un impuesto sobre beneficios inesperados por generación hídrica y nuclear.

El supervisor de energía de España recomendó este mes que se eleven las tasas al consumidor para reparar la estructura del mercado que ha acumulado una deuda respaldada por el Gobierno de 24.000 millones de euros (US$31.000 millones).

El déficit tarifario ha aumentado porque las eléctricas fueron forzadas a entregar energía a tasas reguladas inferiores a los costos de generación y distribución de generación nominal.

Pero el ministerio de Industria criticó el reporte y el Gobierno del Partido Popular ha dicho reiteradamente que no se puede esperar que los consumidores soporten toda la carga del déficit tarifario del sector de la energía pagando tasas más elevadas.

Las tasas de energía al consumidor fueron elevadas en 8,1% durante el primer trimestre del año pasado y en 9,8% en el tercer trimestre.