En un contexto de recesión económica, políticas económicas condicionadas por la reducción del déficit público, la inversión pública española en infraestructuras se reducirá casi 16% a 9.608 millones de euros (US$12.400 millones) en 2013, según recogen los presupuestos generales presentados este sábado en el Congreso de los Diputados.

De esta cantidad, 3.355 millones de euros (US$4.330 millones) son inversión directa del Estado y el resto correrá a cargo de empresas públicas, según el documento.

"La actual situación de restricción presupuestaria ha afectado también a la política de infraestructuras, lo que ha conllevado que se continúe con las reprogramaciones de infraestructuras priorizando las obras con muy avanzado grado de ejecución, los corredores con mayor volumen de tráfico y potenciando el transporte por ferrocarril en su triple vertiente (alta velocidad, red convencional y cercanías)".

Dentro de la inversión en infraestructuras, la partida para ferrocarriles supone 40% con 3.779 millones de euros (US$4.877).