Madrid. España ha ajustado a la baja sus estimaciones de potencia instalada eólica marina y solar en la próxima década en 4.240 megavatios, según el borrador del Plan de Acción Nacional de Energías Renovables que España debe enviar a Bruselas.

Según el documento, España llegará a 2020 con una potencia instalada de 3.000 MW en eólica marina y de 13.445 MW en energía solar - 8.367 MW fotovoltaicos y 5.079 MW termosolares -. En marzo, el gobierno presentó una propuesta de mix energético a 2020 que avanzaba 5.000 MW eólicos marinos y 15.685 MW solares.

El secretario general de Política Energética y Minas, Antonio Hernández, señaló que el ajuste se debía al previsible mejor aprovechamiento de las instalaciones solares, que permitiría cumplir los objetivos de generación con una potencia inferior.

En el caso de la eólica marina, Hernández dijo que se trataba de una tecnología todavía incipiente y que se había ajustado la cifra a las perspectivas del sector.

En el caso de la eólica terrestre, se mantiene el objetivo de contar con una capacidad de 35.000 MW en 2020, lo que significara el despliegue de unos 16.200 MW adicionales en esta década.

El plan de acción marcará la ruta de desarrollo renovable español para que el país cumpla con el objetivo de la Unión Europea de que 20% de la energía final consumida tenga fuente renovable en 2020. Además, servirá de base del nuevo plan de energías renovables que el gobierno español está elaborando.