España ofreció ser la plataforma de entrada de las previsibles exportaciones de gas mexicano a Europa, como una alternativa a la dependencia del gas suministrado por Rusia a ese continente.

“La Unión Europea tiene que reducir su dependencia energética de Rusia. Están en duda las conducciones que iban a atravesar por el sur del Mediterráneo, como consecuencias de las derivas geopolíticas y económicas que se están produciendo ahí”, dijo José Manuel García-Margallo, ministro español de Asuntos Exteriores.

España tiene siete estaciones de regasificación, más que el resto de toda la Unión Europea, dijo el canciller en el Encuentro Empresarial España-México, celebrado con la asistencia del presidente Enrique Peña Nieto y Felipe VI, durante su visita de Estado. “Y México entiende que debe llevar el gas del Golfo a Europa, en vez de llevarlo hacia el sur, que vendría de Norteamérica. Y ahí tenemos que entendernos”, agregó.

García-Margallo expuso que funcionarios de los dos países analizaron cuáles serán las consecuencias de los tratados comerciales Transpacífico y Transatlántico, en negociación, a fin de “intentar aprovechar esa ola de liberalización para cerrar con los países de Mercosur (Brasil, Argentina, Venezuela, Uruguay y Paraguay) y triangular así entre las dos orillas del Atlántico”.

“Exploramos qué es lo que podemos hacer juntos en el Caribe y qué podemos hacer juntos en el momento en que esas islas, que dependen de un petróleo barato, no tengan el acceso que tienen ahora”, comentó, sin dar más detalles al respecto.

Desde la perspectiva de México, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, planteó que es más que evidente que el país desaprovecha las oportunidades de exportar manufacturas al mercado español. “Es cierto que España es el destino principal de nuestras exportaciones a la Unión Europea; sin embargo, 83% de lo que exportamos fundamentalmente son productos energéticos”, dijo.

En el evento, se firmó el Memorándum de Cooperación entre el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), ProMéxico y el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce), para apoyar a las empresas de ambos países.
Potencial gasífero

En cuanto a recursos prospectivos de gas, llamados así porque su existencia se determina a partir de estudios geológicos en yacimientos aledaños, sin que exista inversión para convertirlos en reservas en el país, de 681 billones de pies cúbicos, convierten a México en el sexto poseedor de gas shale, contenido dentro de las rocas lutíferas de la región, según la Administración de la Información sobre Energía (EIA).

En total, la nueva infraestructura de transporte de gas natural de la Comisión Federal de Electricidad, cuyos fallos contractuales se darán entre noviembre de este año y abril del 2016, añadirá 2,385 kilómetros de gasoductos, equivalentes a 21% adicional a la red actual.

Con ello, al 2018, cuando arranque la operación del último de estos proyectos, se añadirá una capacidad adicional de transporte de 8,484 millones de pies cúbicos de gas, volumen que equivale a 90% del transporte en la red actual.

De estos proyectos, destaca la construcción de un gasoducto submarino del sur de Texas a Tuxpan, Veracruz, con una longitud de 800 kilómetros y una capacidad para transportar hasta 2.600 millones de pies cúbicos de gas.