Barcelona. La aerolínea Spanair declaró no estratégica su base en Madrid, además de despidir a 50 empleados que pertenecían al personal de rampa y administrativos, informaron representantes de la compañía.

"Nuestra intención inicial era despedir a 65 personas, pero al final se ha quedado en unas cincuenta", dijo un vocero, según Expansión.

Los despidos responden al plan de la empresa de concentrar sus operaciones al aeropuerto de El Prat, para lo cual trasladarán lentamente itinerarios del aeropuerto madrileño al catalán.

Por ahora, las rutas de la empresa en la capital están limitadas a dos vuelos internacionales hacia Frankfurt y Copenhague, y a catorce destinos nacionales.

No se ha revelado mayores informaciones de los despidos, pero muchos se tratarían de prejubilaciones. Con la nueva medida, el personal de la capital constará de 200 empleados.

El aeropuerto El Prat, ha sido premiado a nivel global. Un ejemplo son los los premios World Airport Awards 2011, los cuales le dieron la categoría del cuarto mejor a nivel europeo, mientras que Barajas-Madrid quedó en el noveno lugar.