Madrid. Banco Sabadell está en negociaciones para la venta de dos carteras de activos tóxicos inmobiliarios con un valor nominal de alrededor de 3.300 millones de euros (US$4.058 millones), dijo este miércoles una fuente con conocimiento de la situación.

Aunque el mercado inmobiliario está disfrutando de un notable repunte tras una crisis de una década, los bancos siguen apresurándose a descargar sus carteras inmobiliarias fallidas y a menudo ofrecen descuentos de alrededor del 60% respecto al valor nominal de las mismas.

Sabadell quiere vender más de 6.000 millones de euros (US$7.378 millones) en activos inmobiliarios tóxicos hasta 2020, después de haberlos recortado en 3.400 millones de euros (US$4.181 millones) en 2017 hasta los 15.200 millones (US$18.692 millones).

Una de las operaciones es para la venta de una cartera de préstamos fallidos inmobilarios por unos 900 millones de euros (US$1.106 millones) y está a punto de acordarse, mientras que las negociaciones para la venta de otra cartera de 2.400 millones de euros (US$2.951 millones) compuesta por activos adjudicados y otros activos inmobiliarios se encuentran en una fase más temprana.

La consultora KPMG está actuando de asesor en ambas operaciones.

Sabadell y KPMG declinaron comentar la información, adelantada por el medio digital Vozpópuli.