Río de Janeiro. La compañía española Abengoa se adjudicó tres de siete concesiones de transmisión eléctrica subastadas este miércoles en Brasil, en tanto que un consorcio controlado por la china State Grid obtuvo otro de los contratos y los tres restantes quedaron en manos de empresas brasileñas.

Abengoa Concesiones Brasil, una subsidiaria de la empresa española, fue la principal vencedora en la subasta organizada por el regulador Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel).

La empresa española, que ya contaba con nueve concesiones para construir y operar líneas de transmisión en Brasil, fue la vencedora del primer lote subastado, en el que fue otorgada una concesión para tender y operar cuatro líneas de transmisión de 1.800 kilómetros de extensión y dos subestaciones eléctricas en los estados de Tocantins, Piauí, Bahía y Maranhao.

Las líneas servirán para transmitir parte de la energía generada por Belo Monte, una gigantesca presa actualmente en construcción en la Amazonía y que será la tercera mayor hidroeléctrica del mundo.

Para adjudicarse el contrato, Abengoa se comprometió a limitar sus ingresos anuales por esta concesión a 145,6 millones de reales (unos US$72,8 millones), valor en 28,6% inferior al máximo establecido por la Aneel.

Las concesiones de transmisión eléctrica en Brasil son otorgadas a las empresas que se comprometen a cobrar las menores tarifas.

Abengoa también se adjudicó una concesión para construir una línea de transmisión de 286 kilómetros y dos subestaciones en municipios de los estados de Ceará, Paraíba y Río Grande do Norte.

La española se comprometió a limitar sus ingresos anuales por esta concesión a 31,9 millones de reales (unos US$16 millones), valor 30,7% inferior al establecido.

La tercera concesión obtenida por Abengoa fue para construir y operar una línea de transmisión entre las estaciones de Estreito e Itabirito 2, en el estado de Minas Gerais.

En el contrato más disputado en la subasta, ya que se escucharon 308 ofertas antes de ser anunciada la vencedora, la empresa española se comprometió a limitar sus ingresos anuales en este negocio a 30,8 millones de reales (US$15,4 millones), valor 16,61% inferior al máximo estipulado por la Aneel.

La concesión para construir y operar tres líneas de transmisión en los estados de Bahía, Goiás y Minas Gerais se la adjudicó el consorcio Parnaíba, en el que la estatal energética china State Grid tiene 51% de participación y las estatales brasileñas Copel y Furnas 24,5% cada una.

El consorcio controlado pro State Grid, empresa que ya tiene siete concesiones de transmisión eléctrica en Brasil, se comprometió a limitar sus ingresos anuales en este proyecto a 100,2 millones de reales (unos US$50 millones), valor 5,56% inferior al estipulado por la Aneel.

La estatal brasileña Copel obtuvo una concesión para tender y operar una línea de transmisión de 37 kilómetros y una subestación en el estado de Sao Paulo, en tanto que la también brasileña CPFL se adjudicó el contrato sobre una subestación en Sao Paulo.

La séptima concesión, para construir una línea de transmisión de 296,5 kilómetros entre los estados de Sao Paulo y Minas Gerais, la obtuvo el consorcio Triángulo Mineiro, en el que el Fondo de Inversiones Caixa Milao tiene 51% y la generadora Furnas el restante 49%.

La Aneel ofreció en la subasta ocho concesiones, pera tuvo que cancelar la última por falta de interesados.

La subasta, para la que estaban inscritas nueva empresas y seis consorcios, ofreció concesiones para tender y operar 15 líneas de transmisión con una extensión total de 4.445 kilómetros y ocho subestaciones en once estados.

La agencia reguladora calcula que los vencedores de la subasta tendrán que invertir unos 4.300 millones de reales (US$2.150 millones) y generar 8.623 empleos directos para construir las infraestructuras que se adjudicaron.

Los concesionarios tendrán entre 22 y 36 meses para concluir las obras y contratos por 30 años.