Barcelona. El grupo de infraestructuras español Abertis ganó 617 millones de euros (unos US$845 millones) en 2013, un 40% menos que en 2012 debido a los extraordinarios obtenidos ese año por la venta de participaciones financieras.

Según ha informado hoy la multinacional, sin tener en cuenta este efecto, el beneficio recurrente creció un 6,5% en 2013 en comparación con el resultado de 2012.

La facturación de Abertis alcanzó en 2013 los 4.654 millones de euros (US$6.373 millones), un 25% más que el año anterior, y el margen bruto (Ebitda) creció un 24%, hasta los 2.923 millones (unos US$4.000 millones).

En el ejercicio 2013, el grupo consolidó por primera vez de forma global sus nuevos negocios de autopistas en Brasil y Chile, que incorporaron al Ebitda de la compañía 500 millones de euros, e incluyó la desconsolidación del negocio de aeropuertos y la aportación de dos meses por integración global de Hispasat y el negocio de torres de telefonía móvil.

El tráfico en el conjunto de la red de autopistas de Abertis creció un 1,5% en 2013, aunque en España cayó un 5,2% en ese mismo año, pese a que el tráfico de vehículos pesados volvió a crecer por primera vez desde 2007.

El negocio de las autopistas de Abertis aportó 4.140 millones de ingresos (US$5.689 millones) y 2.698 millones (US$3.707 millones) en Ebitda, mientras que el de las telecomunicaciones generó ingresos por 511 millones (US$702 millones) y 258 millones de Ebitda (US$354 millones).

Casi las dos terceras partes de los ingresos se generaron el pasado año fuera de España, principalmente en Francia, Brasil y Chile, y el 90% del total se produjo en la actividad de autopistas, mientras que el resto correspondió a telecomunicaciones tras la venta de la división de aeropuertos.

Abertis afronta este año con el objetivo principal de seguir creciendo y aumentando su diversificación geográfica, fortaleciendo el balance y prevé acabar la desinversión de los activos financieros disponibles para la venta.

El grupo quiere seguir creciendo tanto en el sector de las autopistas, especialmente, en Norteamérica, Europa y Australia, como en telecomunicaciones, básicamente, en satélites e infraestructuras de telefonía móvil, donde el objetivo prioritario es lograr una mayor internacionalización.

El consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, y el director financiero, José Aljaro, han presentado hoy los resultados del grupo en una conferencia de analistas, donde han explicado que las previsiones para este año son de 650 millones de beneficio neto (US$893 millones), un 5,3 % más que el año pasado, y un Ebitda de 3.100 millones (US$4.259 millones), frente a los 2.923 millones de 2013 (US$4.016 millones).

Aljaro ha explicado que la compañía tiene casi 1.500 millones de euros (US$2.061 millones) para crecimiento, dividendos y reducción de deuda gracias al aumento del 27% del "cash flow" operativo.

La deuda neta de Abertis se redujo durante el ejercicio 2013 en 975 millones (US$1.339 millones), un 7% menos, al situarse a finales de ese año en 13.155 millones debido a una mayor generación de caja y a los ingresos derivados de la venta del grupo aeroportuario TBI.

La compañía mantiene todavía como inversiones financieras disponibles para la venta un 5% de Eutelsat y las participaciones en GAP y MBJ.

El consejo de administración de Abertis propondrá en la junta de accionistas, que se celebrará el próximo 1 de abril, un dividendo complementario de 0,33 euros brutos por acción que, sumado al dividendo a cuenta ya repartido, supone un dividendo ordinario bruto total por acción de 0,66 euros por los beneficios del ejercicio 2013.

El consejo de administración también propondrá a la junta una ampliación de capital liberada de una acción nueva por cada veinte antiguas, por un importe de 128,3 millones de euros (US$176 millones), lo que aumentará en un 5% la retribución al accionista respecto a 2012.