La Paz. La estatal boliviana Empresa Nacional de Electricidad (Ende) y la compañía española Corsán Corviam firmaron hoy el contrato para la construcción de la Planta Hidroeléctrica Miguillas, ubicada en la provincia Inquisivi del departamento de La Paz (oeste).

El presidente boliviano Evo Morales, acompañado de ministros de Estado, estuvo presente en el acto público que se realizó en instalaciones del Campo Ferial Chuquiago Marka de la ciudad de La Paz, y precisó que la inversión del proyecto alcanza a US$397,9 de dólares.

"Quiero decirles a los privados que no nos va faltar energía más bien nos va sobrar y eso que nos sobre vamos a exportar", mencionó.

El gobierno boliviano anunció que encarará una fuerte inversión de US$2.000 millones en proyectos que diversificarán la generación de energía eléctrica con miras a convertirse en 2020 en el centro de provisión de energía para la región sudamericana.

"Desde la fundación de la República nunca el Estado en La Paz había construido plantas hidroeléctricas, si tenemos en La Paz eran del sector privado canadienses, norteamericanas, ahora estamos diversificando el desarrollo de energía en diversas regiones del país", aseveró.

Morales precisó que los recursos económicos que financian el proyecto Miguillas provienen de las Reservas Internacionales Netas (RIN), a través de un crédito interno y aseguró que esos fondos "siempre" se destinarán a "temas productivos", como empresas públicas y proyectos como el que es objeto de inicio de obras.

Apuntó que no es una casualidad el hecho de decir que Bolivia será centro energético de Sudamérica, porque Cobija, Pando será "capital de energía solar" y anticipó que así cada departamento tendrá su especialidad.

En 2020, manifestó que solo con la generación de las termoeléctricas se cubrirá la demanda interna que hasta ese año se calcula crecerá a 1.700 megavatios, mientras que la generación llegará a 2.200 megavatios, por tanto el resto se destinará a la exportación.

A su turno el presidente ejecutivo interino de Ende Corporación, Arturo Iporre, quien suscribió dicho contrato a nombre del Estado boliviano, explicó que este nuevo proyecto hidroeléctrico generará 200 megavatios de electricidad, a través de dos centrales en cascada que estarán ubicadas en Umapalca y Palillada.

Por su parte el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Daniel Sánchez, destacó el inicio del proyecto Miguillas, que coincide con el mes de la celebración de la fundación del departamento y consideró que es un paso más para consolidar a Bolivia como centro energético de Sudamérica.

Manifestó que se tendrá energía para desarrollo de un departamento "poderoso y un occidente poderoso".

"Hay que seguir trabajando y empujar el camino de la generación energética para lograr tener energía de exportación, esto será importante para desarrollar el departamento", afirmó.