Madrid. La empresa de vinos y zumos española J. García Carrión se ha marcado para 2015 el reto de facturar 950 millones (cerró 2014 con 860 millones), e incrementar las ventas hasta los 1.500 o 1.600 millones para 2020, lo que le llevará a acometer en breve proyectos para asegurar aprovisionamientos, como la construcción de una bodega en Chile.

Así lo avanza en una entrevista con Efe su presidente, José García Carrión, quien avanza otros proyectos de futuro como la plantación de frutas tropicales para zumos en España.

Alcanzar estas cifras de ventas para 2015 supondría superar por primera vez en su historia el umbral de 1.000 millones de litros de vino comercializados, aunque afirman que ya están "cerca" de ese objetivo.

A su juicio, la hostelería y el turismo mejoran en España, por lo que augura crecimientos de entre el 5 y el 10% "seguro", mientras que la demanda en supermercados sigue estable, pero sin grandes aumentos.

Según el presidente de la compañía, será la exportación la que reportará más alegrías: prevén crecer "un mínimo del 10%" este año; de los citados 1.500-1.600 millones de facturación para 2020 el 75% vendrá de las exportaciones (actualmente son el 40%).

En este contexto, la empresa asegura que sopesa construir en un año una bodega en Chile para evitar riesgos de suministros de materia prima, como los derivados de una eventual sequía, y poder así garantizar la expansión de ventas que espera en el futuro.

Con una inversión inicial de 15 millones para este nuevo proyecto, estudian localizaciones como la zona de Curicó, que equivale a La Mancha en España por su potencial productivo.

La exportación al Reino Unido, Suiza, Alemania, países escandinavos, China, Japón, EE.UU. o Sudamérica liderará los mayores crecimientos, y resalta el caso de México, donde la compañía de origen murciano concentra el 30% de toda la venta de vino español.

En China, trabajan con seis operadores que tienen distribución física y dos más que operan en Internet, entre ellos el gigante de ventas Alibabá, que comercializará 4 millones de botellas este año.

García Carrión se muestra satisfecho con los volúmenes vendidos de vinos y cava y con la proyección de futuro. Y afirma que recibió "con sorpresa" que "Pata Negra" fuera en diciembre la marca de vino con Denominación de Origen más vendida en España, con sólo un año de vida, en un segmento donde operan marcas que llevan 40-50 años de existencia, en algún caso centenarias.

En su opinión, la alta calidad a precio asequible ha sido la clave del éxito de Pata Negra, marca única que unifica vinos de 7 denominaciones de origen y que en unos años podrían ser ya 10 o 12.

En 2014, se han vendido 12 millones de botellas de "Pata Negra"; en 2015, apunta, "queremos doblar la cifra, hasta 24 millones; nuestra ambición es vender 180 millones de botellas para 2020" con esta marca de vino con DO.

Por otra parte, valora la evolución del cava Jaume Serra, cuyas ventas crecieron un 30% en 2014, mientras considera que sus "directos competidores han estado planos", lo que le confirma como referencia líder, duplicando a marcas como Anna de Codorniu.

Alude de nuevo a la calidad como factor determinante que explica esta evolución, junto a los precios competitivos que pueden ofertar gracias a que esta bodega requiere muy poca mano de obra y utiliza tecnología de vanguardia que permite, por ejemplo, que hasta los movimientos de las botellas en la cava estén robotizados.

En el segmento de los zumos, en 2018 quieren iniciar la producción industrial de piña tropical en exterior para su elaboración, un cultivo que ya han conseguido que prospere con éxito en invernaderos del Campo de Cartagena, en Murcia; también experimenta con otros cultivos como la maracuyá, uno de los subtropicales más apreciados para este tipo de productos.