La española Gas Natural dijo este miércoles que ha comenzado el proceso de arbitraje para recuperar a Electricaribe, su filial liquidada la semana pasada por el gobierno colombiano o, en su defecto, recibir una compensación que estima preliminarmente en más de US$1.000 millones.

En una nota de prensa, Gas Natural dijo que el objetivo del arbitraje, presentado ante un tribunal de Naciones Unidas, es que "se le devuelva la compañía con un marco regulatorio viable" o que "se le compense por un importe que se cuantificará en el curso del procedimiento, pero que, en base a valoraciones preliminares, superará los US$1.000 millones".

La compañía española dijo que ha entregado la documentación correspondiente al Tribunal de la Comisión de Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (UNCITRAL, por sus siglas en inglés).

El gobierno colombiano ordenó la semana pasada la liquidación de Electricaribe, en la que Gas Natural tiene un 85% valorado en libros en 475 millones de euros, por una supuesta "incapacidad de la compañía para prestar el servicio de manera adecuada".

Tras la intervención y unas pérdidas anuales de 52 millones de euros, Gas Natural decidió el mes pasado desconsolidar la filial colombiana, sacando del balance unos pasivos de 536 millones de euros.

La Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios de Colombia había tomado posesión de Electricaribe a mediados de noviembre del 2016 ante riesgos de cesación de pagos y de que la empresa no pudiera prestar el servicio en una extensa zona del norte del país andino.

Mientras Colombia argumenta que la filial de la española no estaba invirtiendo suficiente y tenía el riesgo de suspender pagos y no prestar el servicio público comprometido, Gas Natural se quejó de "una situación crónica de impagos" con un impacto que estima en 1.300 millones de euros, por lo que exigía un cambio del marco regulatorio.

Arbitraje en Nueva York, pero en la ONU. La gasista española ha optado por desarrollar el arbitraje ante el Tribunal de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (UNCITRAL, por sus siglas en inglés) y no ante el Ciadi, el tribunal de arbitraje del Banco Mundial que también podría haber elegido en base al acuerdo de protección recíproca de inversiones que tienen España y Colombia.

En la comunicación del miércoles, Gas Natural se queja de que la actitud de Bogotá es contraria a la profundización de las relaciones comerciales entre la Unión Europea y Colombia y no favorece el clima necesario para la inversión internacional en el país, aunque sigue dejando la puerta abierta a una solución amistosa.

A juicio de Colombia, la filial de la española no estaba invirtiendo suficiente y tenía el riesgo de suspender pagos y no prestar el servicio público comprometido, mientras que Gas Natural reclamaba cambios regulatorios para solucionar "una situación crónica de fraude e impagos" con un impacto estimado en 1.300 millones de euros.

Tras la intervención y unas pérdidas anuales de 52 millones de euros, Gas Natural decidió el mes pasado desconsolidar la filial colombiana, sacando del balance unos pasivos de 536 millones de euros.

Electricaribe tiene una cartera de 2,5 millones de clientes de electricidad en la costa caribeña de Colombia.