Madrid. El gigante español de las energías renovables Iberdrola revisó al alza este miércoles su previsión para el crecimiento del beneficio neto en 2019 después de que sus negocios internacionales impulsasen sus beneficios semestrales a un ritmo de doble dígito.

Es la segunda revisión al alza este año para el neto por parte de la mayor eléctrica española, tras decidir acelerar sus planes para invertir 34.000 millones de euros (US$37.900 millones) en redes y renovables hasta 2022.

El grupo anunció antes de la apertura un incremento del 12,5% en el beneficio operativo bruto (EBITDA) del primer semestre, que se situó en 4.990 millones (US$5.500 millones) apoyándose en Brasil, Estados Unidos, México y Alemania, mercados que compensaron el comportamiento de otros como España y Reino Unido.

Iberdrola, que suministra energía a más de 30 millones de personas en todo el mundo, dijo que el EBITDA alcanzó los 4.990 millones de euros (US$5.500 millones) entre abril y junio.

El beneficio neto creció un 16,6% a 1.644 millones de euros (US$1.800 millones) hasta junio.

La entrada en funcionamiento de activos como el parque eólico marino de Wikinger en Alemania compensó la menor aportación de los negocios de redes y renovables en España, y las operaciones comerciales en Reino Unido.

La falta de lluvia causó una caída del 45,1% en la producción hidroeléctrica del grupo en España.