La compañía aérea española Iberia quiere recortar en 450 millones de euros (US$575,9 millones) los costos salariales hasta 2015, desde los 1.300 millones de euros (US$1.663,8 millones) anuales que le suponen a la compañía, con su anunciado plan de transformación 2012-2015.

Además, pretende ahorrar otros 150 millones de euros (US$191,9 millones) con el plan comercial que contempla, para obtener un beneficio operativo de al menos 300 millones de euros (US$383,9 millones).

Estos ahorros vendrían derivados tanto de la reducción del 23% de su plantilla laboral, 4.500 personas, como de una rebaja media salarial de entre el 25% y el 35% para los trabajadores que se queden en la aerolínea en 2015, que no "será lineal", advierte Iberia, ya que incluiría la congelación de incrementos por trienios o por la progresión de escalafón u otros conceptos.

En un encuentro con periodistas, el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, anunció que la mayor parte de la reducción de personal de Iberia podría llegar vía jubilaciones anticipadas.

Los acuerdos firmados con los tres gremios -pilotos, tierra y tripulantes de cabina (TCP)- permiten la jubilación anticipada de forma voluntaria a partir de los 60 años para el caso de los pilotos, 55 años para los TCP y los 58 años para el `handling`.

El plan presentado a los sindicatos supone la reducción del 15% de su capacidad, la supresión de 25 aviones (cinco en largo alcance y 20 en corto y medio), el despido del 23% de la plantilla -4.500 personas- y rebajas salariales de hasta el 47%, según despacho de Europa Press.

La compañía se marcó de plazo hasta el 31 de enero de 2013, para llegar a un acuerdo con los sindicatos, ya que quiere implantar dicho plan el uno de abril, coincidiendo con el inicio de la próxima temporada de verano europea, cuya programación está actualmente perfilando.