Panamá. El proyecto MercaPanamá es ejemplar en el cuidado de la cadena alimentaria de un país y como esfuerzo de un gobierno por los intereses públicos básicos, dijo el presidente de la empresa española Mercasa, Eduardo Amejide.

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, inauguró el pasado martes una estructura pública de mercados de abasto de productos frescos perecederos, mayoristas y minoristas, que tendrán como principal cuartel general un espacio de 40 hectáreas en la capital del país denominado MercaPanamá.

"El proyecto es ejemplar y revela el gran esfuerzo del gobierno panameño por desarrollar un ámbito de necesidad básica que va a beneficiar a todos los ciudadanos", consideró el presidente de la empresa Mercasa, líder mundial en este sector.

Mercasa es la única empresa del mundo que gestiona en un país, España, 23 mercados mayoristas y 1.300 minoristas, además de prestar asesoría al funcionamiento de la cadena alimentaria de otros países, como Chile, Uruguay, República Dominicana, Perú, Colombia o Panamá.

Solo MercaMadrid, que es parte de Mercasa, alberga la segunda lonja de pescado más grande del mundo después de la de Tokio.

Amejide estuvo presente en la inauguración de MercaPanamá, invitado por Martinelli, quien ha bautizado con el nombre de Cadena del Frío la nueva estructura de mercados alimentarios en su país para mejorar la calidad y la eficacia de la administración de los alimentos desde el lugar de su producción hasta la llegada a las manos del consumidor.

Mercasa, según explicó Amejide, "ha compartido con MercaPanamá su 'Know How' (experiencia), además del entrenamiento a 548 minoristas que van a formar parte del funcionamiento de la llamada Cadena del Frío".

Ese proyecto ha supuesto una inversión pública de unos US$230 millones, de los que solo su principal mercado de abastos, MercaPanamá, ha tenido un costo de US$124,9 millones.

El presidente de Mercasa se mostró "impresionado" por las instalaciones de MercaPanamá y "muy satisfecho" porque su empresa haya participado en su creación.

Según Amejide, uno de los mayores logros de MercaPanamá y la llamada Cadena del Frío es que "se va a conseguir evitar la merma de 40% de la producción alimentaria" que venía sufriendo Panamá.

Es decir, el 40% de la cosecha de productos frescos perecederos se desechaba en Panamá por falta de medios y centros adecuados para su tratamiento en su curso hasta el mercado de consumo.

Amejide también alabó el modelo de administración que tendrá la llamada Cadena de Frío, "muy parecida -según dijo- a la de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), de forma que será un ente público pero con un gran margen de gestión autónoma del gobierno de la República.