Adentrarse en el mercado asegurador significa reconocer, en muy poco tiempo, que todas las empresas del sector funcionan bajo el principio de incertidumbre. Poco tiempo pasará para que uno también se dé cuenta de que ser una empresa aseguradora significa estar vigilado minuciosamente por los ojos de clientes e inversionistas, tener muy buenas espaldas financieras y una red de proveedores de calidad, por mencionar solos algunos de los múltiples requisitos.

Hay un hecho particular del rubro asegurador peruano que también resalta a la vista. Según la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), las tres empresas más grandes en emisión de primas agrupan más del 50% de la participación del mercado (ver Tabla 1), lo que evidencia que se trata de un sector bastante concentrado. Esto podría parecer un freno a primera impresión, pero lo cierto es que la poca penetración de los seguros en el Perú hace que en este terreno haya bastante espacio para que otros competidores aparezcan ofreciendo ventajas competitivas.

Para seguir leyendo este especial, haga clic aquí.