Ante la apertura del mercado de gasolinas en el país, los empresarios mexicanos que comercializan el combustible vislumbran alianzas con proveedores extranjeros para la creación de nuevas marcas más que inversión foránea en las estaciones de servicio, comentó José Ángel García Elizondo, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo).

En México hay casi 10.900 estaciones de servicio y al menos 75% de ellas son pymes. Las grandes marcas de gasolineras tienen 25% restante. La recomposición de mercado implica compras consolidadas de producto a los refinadores extranjeros; es decir, la creación de empresas colectivas que negocien no por una o dos estaciones de servicio sino por grupos más grandes y por tanto por mejores precios, explicó.

No vamos a ver a las grandes petroleras invirtiendo en nuevas refinerías, la apertura del mercado provocará que se pongan en marcha toda la infraestructura que tienen en este momento detenida y busquen colocar producto ya que Pemex no será el único comprador, añadió. “En México lo que quieren es que se haga a precios competitivos. Por eso es que habrá un nuevo negocio en la comercialización e importación de combustibles”, abundó.

García Elizondo explicó que las empresas extranjeras están interesadas en vender gasolina de alta calidad a México y puede ser producto no sólo que venga de Estados Unidos, puede provenir de otros lugares y ser adquirido por las empresas nacionales, incluso a descuento si la oferta en el mercado es muy alta o hay demasiado producto en los puertos de llegada.

“Vamos a ver marcas mexicanas unidas con otras compañías. Nos han venido a buscar de España, de Francia, de Estados Unidos; hemos hablado con empresas como ExxonMobil, entonces lo que sí hay es interés en entrar en un mercado con más de 10,000 puntos de venta donde la diferenciación del mercado ahora será por calidad pero también por precio”, añadió.

“Habrá lugares que vendan los combustibles apenas con centavos de diferencia y que el consumidor preferirá una vez que se haya liberado el precio. Los empresarios tomarán decisiones sobre si hacen o no descuentos”, indicó.

Lo que va a ocurrir es que habrá compras consolidadas de parte de los gasolineros y con los nuevos negocios de los comercializadores y almacenadores se abrirá un negocio de trading muy fuerte porque internamente Pemex deberá competir con los precios que se puedan conseguir en un mercado abierto, dijo.