La Paz. El ministro de Minería de Bolivia, José Pimentel, afirmó que el gobierno no tiene mecanismos para controlar la explotación aurífera, por lo que se busca instrumentos para controlar tanto la extracción como la exportación del producto.

Bolivia enfrenta el problema de que a pasar del alto precio del oro a nivel internacional, el país no ha obtenido beneficio de ello, por su explotación subterránea y comercialización ilegal, dijo La Prensa.

Pimentel indicó que “la explotación del oro en nuestro país está a cargo de una explotación que no tiene control, unas veces por empresas privadas pequeñas y otras por cooperativistas”.

Agregó que a ello se suma que “lamentablemente hay que señalar que la producción formal que tenemos en la minería ha tropezado con la disminución de la riqueza de los yacimientos, particularmente de la Empresa Inti Raymi, la principal exportadora, y Don Mario, en Santa Cruz, que también ya se ha agotado”.