Aunque no sabe de dónde sacará los recursos, el gobierno decidió subvencionar el costo de producción de crudo y buscar incentivos para las inversiones de las petroleras extranjeras. Además, descartó una redistribución del IDH que beneficie a YPFB.

Así lo anunció el vicepresidente Álvaro García Linera a tiempo de recordar que el precio del barril de petróleo en el mercado interno vuelve a ser de US$27,11, que la utilidad que percibe el productor por tal monto es de sólo US$10,29 y que el costo de producción del mismo está cerca de los US$60.

“Si queremos producir el petróleo, alguien tiene que subvencionar, eso lo va a hacer el Estado (...). No sabemos de dónde vamos a sacar la plata, pero tenemos que incentivar la producción de crudo, porque, cuanto más petróleo producimos en Bolivia, menos importamos del extranjero”. Alvaro García Linera.

“Si queremos producir el petróleo, alguien tiene que subvencionar, eso lo va a hacer el Estado (...). No sabemos de dónde vamos a sacar la plata, pero tenemos que incentivar la producción de crudo, porque, cuanto más petróleo producimos en Bolivia, menos importamos del extranjero”, dijo, en declaraciones a medios estatales.

Producción. Este sábado, el presidente Evo Morales reconoció que el principal problema del abastecimiento de carburantes es la falta de incentivos para las inversiones petroleras.

“La única forma de incentivar la producción de líquidos es que (el barril de petróleo) se pague a precio internacional, las petroleras privadas no van a invertir porque no se gana”, indicó.

García sostuvo que los nuevos incentivos estarán contemplados en la Ley de Empresas Públicas y la Ley de Hidrocarburos. “Tenemos que ver un mecanismo que premie al que produce petróleo”.

Si bien puntualizó que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) debe ser fortalecida para desarrollar la industria petrolera, el Mandatario no precisó con qué fuente de financiamiento contaría la entidad. Además, consultado por La Razón si YPFB tendría una participación en el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) para tal fin, García dijo “no”.

Según datos de la petrolera estatal, la producción de crudo del país ha disminuido en los últimos cinco años en cerca del 50%. La Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía sostiene que los campos petroleros están en su etapa final de declinación. “Hace una década, estos campos entregaban el 90% de la producción de hidrocarburos líquidos, hoy llegan al 28%”.

Cobertura. Tres días antes del “gasolinazo”, el presidente de YPFB, Carlos Villegas, señaló que el nuevo Plan de Exploración de la corporación permitirá la búsqueda de mayores reservas de crudo en potenciales campos de los departamentos de Beni, Pando y La Paz.

“Se agotan las reservas (de petróleo), por tanto, existe menor producción, menor carga para refinería y menores (productos) derivados”, advirtió. El plan se apoyaba en el ya derogado Decreto Supremo 0748 que establecía el incremento del precio del barril de petróleo y que las subsidiarias de YPFB (Chaco y Andina) no registren pérdidas en sus costos de operación.

“Esta semana, el Presidente (Morales) ha convocado a una reunión al presidente de YPFB (Villegas) para ver de dónde sacamos la plata para incentivar la producción de petróleo subvencionado”, indicó ayer García.