Río de Janeiro. Brasil cobrará a la estatal Petróleo Brasileiro, o Petrobras, alrededor de US$8 por barril por los derechos para producir crudo en áreas controladas por el gobierno, informó este miércoles Agência Estado.

El plan de capitalización es la piedra angular de la campaña de Brasil para explotar miles de millones de barriles de petróleo que yacen en las profundidades del lecho oceánico, un esfuerzo considerado clave por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva para llevar al país al desarrollo.

El medio, que citó a fuentes conocedoras de la operación, informó que el precio representa un punto medio entre dos auditorías independientes de la región costa afuera de Brasil. Eso significaría que el precio total que Petrobras pagará al gobierno en el canje de crudo por acciones alcanzaría unos US$40.000 millones.

El valor de los derechos petroleros será usado para fijar el monto de la oferta pública de acciones de Petrobras programada para septiembre de este año.

Los accionistas de Petrobras aprobaron la venta de hasta US$85.000 millones en acciones nuevas.

Petrobras y la Agencia Nacional del Petróleo, o ANP, contrataron a auditores independientes para avaluar los derechos petroleros. Se informó que las negociaciones se dificultaron después que las auditorías mostraran amplias diferencias en los precios.

Reunión de Gobierno y Petrobras. Líderes del gobierno de Brasil y de Petrobras se reunieron este miércoles para discutir el valor de las reservas de petróleo que se usará para capitalizar a la petrolera estatal, un paso clave para los planes de inversión de la compañía.

El ministro de Minas y Energía y el principal regulador de energía del país se reunieron con miembros del directorio de Petrobras, incluido el presidente ejecutivo, José Sergio Gabrielli, para tratar de llegar a un consenso sobre el precio por barril que se usará en la operación.

La valoración del petróleo es un factor clave que determinará el interés de los inversores en una oferta de acciones paralela para capitalizar a Petrobras.

Petrobras busca un precio de unos US$5 a US$6 por barril, mientras que el gobierno persigue un nivel de US$7 a US$8 dólares, e incluso de hasta US$12 dólares por barril.

El plan es la piedra angular de la campaña de Brasil para explotar miles de millones de barriles de petróleo que yacen en las profundidades del lecho oceánico, un esfuerzo considerado clave por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva para llevar al país al desarrollo.

Periódicos locales, citando fuentes no identificadas, dijeron el miércoles que esperaban que las partes alcanzaran un acuerdo de 8 dólares por barril.

Una fuente involucrada en las negociaciones, que solicitó el anonimato, afirmó que las negociaciones marchaban lentas. "No hay consenso", sostuvo.

Las negociaciones sobre el precio del petróleo deberían de concluir a más tardar el viernes y la operación tendría que completarse en septiembre.

El plan de capitalización considera que el Gobierno entregue hasta 5.000 millones de barriles de petróleo equivalentes a Petrobras a cambio de acciones de la compañía, mientras que los accionistas minoritarios pagarán hasta US$25.000 millones por nuevos papeles.

Los mercados creen que US$5 a US$6 por barril de crudo es un precio justo por las reservas que se usarán en la transacción, debido a la incertidumbre que supone producir en aguas profundas.

Precio por barril. El director general de la Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP), Haroldo Lima, ha dicho que el precio debería de ser de entre 7 a 8 dólares por barril, mientras que algunos informes sostienen que el Gobierno buscaría un nivel de 10 o hasta 12 dólares por barril.

Si los inversores consideran que el precio es demasiado alto, pueden no participar en la operación, lo que reduciría el dinero total que Petrobras puede recaudar.

La incertidumbre en torno a la transacción, y particularmente por el precio por barril que se usará, ha pesado sobre las acciones de Petrobras desde que el plan se anunció el año pasado.

En lo que va del año, los papeles de Petrobras se han desempeñado peor que el índice de referencia de la Bolsa de Valores de Sao Paulo.

Con información de Reuters y Dow Jones.