Río de Janeiro.  El gobierno regional del estado brasileño de Pará (norte del país) presentó hoy una demanda civil pública ambiental en la que exige 250 millones de reales (75 millones de dólares) a la empresa noruega Hydro Alunorte por el vertido de aguas no tratadas en el municipio de Barcarena, a 100 km de Belém, la capital regional, el mes pasado.

A través de la Fiscalía General del Estado, el Gobierno solicitó que ese valor esté disponible de forma cautelar o que Hydro "presente garantías idóneas para la reparación de los daños en su totalidad".

"El pago del daño material es una medida necesaria para la protección de la sociedad, que debe ser resarcida por los perjuicios financieros que la conducta ilícita de la imputada, debidamente confesada, proporcionó al medio ambiente y a la salud de las personas que viven en el entorno del emprendimiento", según la denuncia.

Hydro Alunorte afirmó que aún no ha sido notificada y que analizará el contenido de la denuncia antes de pronunciarse.

El mes pasado, Hydro admitió que la empresa vertió en el río Pará agua de lluvia proveniente del tejado de la nave de carbón de Alunorte. Estas aguas deben ser previamente tratada.

La empresa nórdica, que es la mayor fábrica de alúmina (materia prima del aluminio) del mundo, niega, sin embargo, que se produjeran desbordamientos de sus depósitos de residuos sólidos a mediados de febrero, durante las lluvias torrenciales que inundaron comunidades vecinas.

     Líderes comunitarios, respaldados por informes técnicos del Instituto Evandro Chagas (IEV), aseguran que se produjo un accidente, no obstante, inspecciones llevadas a cabo por otros órganos gubernamentales descartaron el desbordamiento por causa de la lluvia.