Ciudad de Panamá. El Estado español desempeña un papel clave para que sea una realidad el principio de acuerdo alcanzado el pasado martes entre la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio constructor que lidera Sacyr.

El gobierno va a autorizar a la compañía de mayoría pública Cesce para que avale por cuenta del Estado el préstamo que tendrá que solicitar Sacyr a la banca y obtener así la liquidez necesaria para completar las obras del Canal, según confirmaron a el diario El Mundo fuentes gubernamentales. 

Según explicaron, se trata de reconvertir la fianza autorizada a Cesce en 2009 de modo que sirva de aval a Sacyr, que necesita garantías para obtener nueva financiación bancaria.

El principio de acuerdo alcanzado en Panamá consiste en que, para sufragar de momento los sobrecostes en las obras, la ACP y el consorcio aportarán cada uno US$100 millones (73 millones de euros). Además, la autoridad panameña alarga el plazo para que el consorcio devuelva los US$784 millones (572 millones de euros) que les ha anticipado. Pero eso no basta sin financiación adicional, por lo que las partes están pendientes de que los que garantizaron la fianza al inicio del proyecto avalen un nuevo préstamo.

¿Cómo se instrumentará la participación de Cesce? Un portavoz del grupo de cobertura de seguros en el exterior rechazó dar detalles al tratarse de una operación por cuenta del Estado y se remitió a la secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Economía. En este Departamento, por su parte, declinaron hacer comentarios.

Las fuentes consultadas aseguran que el aval a Sacyr no será superior a la fianza cubierta en su día. Según un informe del Tribunal de Cuentas avanzado por este diario el pasado día 6, Cesce comprometió hasta US$200 millones (150 millones de euros), a través de distintas cartas de garantía. La más importante de ellas, la llamada performance bond, ascendió a US$173, 3 millones (125 millones de euros) y será la utilizada ahora como aval para Sacyr.

"No se trata de más riesgo para el Estado sino un cambio técnico para facilitar el acuerdo", señalan las fuentes consultadas. Su argumento es que si Sacyr no acabara las obras, Panamá se quedaría con la fianza, por lo que era mejor ayudar con un aval para que las concluya.

¿Pagará Sacyr? La constructora prevé devolver el préstamo con lo que obtenga de Panamá en el futuro en las instancias de arbitraje. Espera arrancar a la ACP el grueso de los sobrecostes sobrevenidos, porque asegura que son su responsabilidad, lo que ésta niega.

En todo caso, según el informe del Tribunal de Cuentas, Cesce dispone de un acuerdo con Sacyr por el cual la constructora deberá resarcir a la compañía pública de cualquier quebranto. El ministro de Economía, Luis de Guindos, declaró la semana pasada que el gobierno era favorable a un acuerdo en el Canal y que intentaría "minimizar el impacto para los contribuyentes".

La entidad que responde de las fianzas ante Panamá es la aseguradora Zurich, pero ésta a su vez sólo aceptó hacer ese papel en 2009 si contaba con la garantía de Cesce y de sus homólogas en Italia y Bélgica, ya que junto a Sacyr participan en el consorcio la italiana Impregilo y la belga Jan de Nul.

"Estamos cómodos con nuestro actual nivel de exposición (en el proyecto del Canal), que es limitado debido a varios mecanismos de reaseguro y por nuestra política de tolerancia al riesgo", indicaron ayer a Europa Press fuentes oficiales de la aseguradora Zurich.