Entre los años 1999 y 2012, el Estado paraguayo gastó G. 102.088.650.353 (US$ 23.577.055 al cambio de este martes) en la Comisión Acueducto para el Chaco, pero hasta hoy no pudieron instalar un solo metro de tubo para canalizar el agua desde el río Paraguay hasta la región de referencia.

El Dr. Fernando Wiens, quien fue director de esta comisión durante el período 1999-2000, cuestionó la falta de transparencia en este emprendimiento, que ahora está siendo encarado por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

En ese sentido, Wiens criticó a las autoridades porque no rinden cuentas a la población paraguaya sobre los presupuestos y el alcance del proyecto. Además, porque ni siquiera involucran a los chaqueños en las tareas de planificación, pese a que son los principales afectados.

En esos dos primeros años, la Comisión Acueducto destinó G. 12.540.000 (US$2.783,37), correspondientes a fondos de las gobernaciones del  Chaco, y G. 848.863.200 (US$188.413) del Presupuesto Nacional para estudios de factibilidad.  

Posteriormente, incluso los fondos aumentaron considerablemente y, aun así, hoy no se tiene un solo metro de caño para el acueducto.

Al contrario, sucesivamente los gobiernos de turno fueron trabando la obra, de acuerdo con lo indicado por Wiens.

Según los datos, se contó con G. 1.706,5 millones en  2001; G. 15.000 millones en el 2002; G. 11.820,5 millones en  2003 y G. 5.381,6 millones en 2004.    Para el 2005  tuvieron G. 6.612,8 millones; G. 7.138,4 millones en  2006 y los siguientes años, de 2007 al 2011, respectivamente: G. 3.152,9 millones, G. 3.187,3 millones, G. 2.610,2 millones, G. 1.925,6 millones y G. 1.801,5 millones.   

El presupuesto fijado para este 2012 es una suma mucho mayor, que llega a  G. 40.814.414.418 (US$9.059.140).

Los presidentes de la comisión de acueducto que le sucedieron a Wiens fueron la licenciada Rafaela Guanes de Laíno, el ingeniero Lucio Amarilla y actualmente el ingeniero Roger Monte Domecq, quien se desempeña como director de Agua y Saneamiento en el MOPC.   

Trabas al proyecto. En lugar de promover el desarrollo del Chaco con la provisión del recurso vital, los sucesivos gobiernos, incluyendo el actual, se dedicaron a trabar las diferentes iniciativas que buscaron llevar agua a esta región del país.

Tal es así que el sector privado del Chaco está dispuesto a solventar la construcción e instalación del acueducto  sin pedir la colaboración del Estado.

Según Wiens, la obra está avaluada en US$33 millones, es decir, US$10 millones sobre todo lo que ya se gastó en la comisión acueducto.

Con la aclaración de que las empresas pueden terminar el emprendimiento en seis meses, mientras que  las instituciones estatales no pudieron en más de 15 años.

Actualmente, el proyecto del acueducto Puerto Casado-Loma Plata se encuentra suspendido, hecho que pone en riesgo el progreso del Chaco paraguayo.